Edición Impresa
Sábado 25 de Julio de 2009

"Los niños son los mejores difusores del cuidado ambiental"

Las cuestiones referidas al cuidado ambiental deben ganar terreno como tema de debate en las aulas. Desde los más chicos hasta los universitarios, la propuesta es profundizar estos contenidos; y que en el caso de la educación superior atraviesen las distintas disciplinas. Así lo entiende la especialista cubana Lourdes Ruiz Gutiérrez, quien visitó la UNR a principios de mes.

Las cuestiones referidas al cuidado ambiental deben ganar terreno como tema de debate en las aulas. Desde los más chicos hasta los universitarios, la propuesta es profundizar estos contenidos; y que en el caso de la educación superior atraviesen las distintas disciplinas. Así lo entiende la especialista cubana Lourdes Ruiz Gutiérrez, quien destaca que "mejorar la calidad de vida es en definitiva la premisa que se consigue con el desarrollo sostenible". De visita en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) a principios de mes, la académica sugirió que "los niños son los mejores difusores del cuidado ambiental".

El conocimiento aplicado al desarrollo sostenible y al cuidado del medio ambiente es para la académica caribeña un eje fundamental para pensar esta temática desde las universidades. Afirma al respecto que "las ciencias ambientales tienen que tener su espacio entre los sistemas nacionales de investigación". Pero aclara que éstas "no pertenecen a una disciplina, son temas transversales que abarcan las ciencias sociales, las naturales y las biociencias".

—¿Por dónde se debe pensar la enseñanza de temas ambientales?

—En primer lugar hay que decir que mejorar la calidad de vida es en definitiva la premisa que se consigue con el desarrollo sostenible. Las ciencias ambientales tienen mucho que aportar. Por eso es importante desde la formación académica incorporar en los currículums esta temática, que supone, por ejemplo, que todas las carreras universitarias tengan incorporada una dimensión ambiental. No existe ningún área del conocimiento que esté exenta de esto, desde las ciencias sociales hasta las naturales. Hay que partir de una posición antropocéntrica del hombre, que implica utilizar el medio para resolver sus necesidades pero sin degradarlo, y con el compromiso de dejar un stock para las generaciones actuales y futuras. El de la gestión ambiental es sin dudas un tema social, que implica una concertación de actores.

—¿Qué características tiene la experiencia cubana en este tema?

—En Cuba estamos desarrollando un fuerte trabajo en el tema de educación ambiental. No sólo desde el punto de vista formal académico, sino también desde los espacios no formales y desde la transmisión oral de persona a persona. Por eso también se trabaja muy fuerte con los niños, porque son los mejores divulgadores que hay de la educación ambiental. Ellos incorporan estos principios, y luego les exigen a sus padres que no tiren los envases o un papel en la calle. Los niños son excelentes divulgadores de este tema. También se trabaja con los ancianos, porque nos ha dado mucho resultado la experiencia de la tercera edad para abordar temas ambientales. Son personas muy dedicadas y apasionadas a esto. Y finalmente está la Universidad, que como tal tiene un papel predominante en la formación, en la investigación y en la extensión universitaria.

—¿Cómo hacer para que esto no quede en un tema marginal de la agenda universitaria?

—Para eso ante todo tiene que haber un compromiso individual del docente. Una autosuperación, que implique que si soy químico tengo que trabajar la temática de la contaminación, lo mismo pasa a un ingeniero con el tema de las producciones limpias y la transferencia de tecnologías seguras. Primero tiene que haber una decisión individual del docente, de que vea los beneficios de incorporar esto en su asignatura. Y segundo, una necesidad de capacitación, porque de forma autodidacta no siempre se pueden lograr resultados rápidos. Por tanto, hay que establecer todo un programa de capacitación y formación de los docentes en estas temáticas.

Comentarios