El Mundo
Domingo 21 de Agosto de 2016

Los niños, víctimas inocentes del horror de la guerra en Siria

Uno de 3 menores que nacieron en la zona han vivido en un contexto de violencia constante. Muchos debieron comer hojas para sobrevivir.

Como el pequeño Omran, herido en un bombardeo en Alepo, los niños sirios se han convertido por su vulnerabilidad en las víctimas que mejor simbolizan los horrores de una guerra que devasta el país desde hace más de cinco años. Las imágenes de este niño de cuatro años cubierto de sangre y polvo, sacado de los escombros tras un bombardeo en Alepo, han conmovido al mundo entero, y han invadido las redes sociales y los medios. En septiembre de 2015, la foto de otro niño, el pequeño Aylan de tres años, yaciendo ahogado en la orilla de una playa turca, también dio la vuelta al planeta, como símbolo del drama de los refugiados sirios.

Desarraigo. Unos 3,7 millones de niños sirios, un menor de cada tres, nacieron después del inicio del conflicto que comenzó, el 15 de marzo de 2011, y han crecido en un contexto de "violencia, miedo y desarraigo", según un informe de Unicef publicado en marzo, titulado "No es lugar para niños". En total, el conflicto afecta a 8,4 millones de niños, más del 80 por ciento del total, ya sea en Siria o exiliados, según Unicef.

Dramáticas cifras. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), más de 14.700 niños han muerto desde 2011 en el conflicto (balance al 8 de agosto de 2016), la mayoría en bombardeos. Decenas de ellos han muerto de hambre o por falta de medicamentos en localidades asediadas y otros, en ataques con gas.

En Alepo, ciudad del norte clave en el conflicto y dividida entre el régimen y los rebeldes desde 2012, los niños representan el "35 por ciento de las víctimas", según la ONG Save the Children.

Comida para animales. Según Unicef, la mitad de las 600.000 personas sometidas a asedio son niños. En marzo, la agencia de la ONU afirmaba que entre los chicos que vivían en localidades bajo asedio, algunos se habían visto obligados a comer comida para animales u hojas para sobrevivir.

Según Human Rights Watch, en cinco años y medio de guerra, al menos 1.433 menores han sido encarcelados, pero solo 436 han sido liberados. Entre los miles de detenidos torturados fotografiados por "César", un fotógrafo sirio anónimo refugiado en el extranjero, un centenar eran chicos de menos de 18 años. Es el caso de Ahmed al Musalmani, de 14 años, detenido en 2012 cuando los soldados sirios encontraron en su celular una canción que criticaba al régimen del presidente Bashar Assad. Ahmed acabó muriendo en prisión.

No escolarizados. En marzo Unicef estimó que 2,1 millones de niños ya no iban a la escuela en Siria. En los países vecinos, más de 700.000 niños sirios no tienen acceso a la educación, en particular en Turquía y Líbano, donde las escuelas están superpobladas y carecen de medios. En esos países, una gran parte de los niños se ven obligados a trabajar o mendigar para contribuir al sustento de sus familias o bien porque están solos.

Comentarios