Cartas de lectores
Miércoles 24 de Agosto de 2016

Los negocios y la aduana

Resulta que ahora toman consciencia de las aduanas paralelas, en las covachas de Ciudad de Buenos Aires, incluido los lobby de hoteles 4 estrellas y que aun en varios cafés emblemáticos...

Resulta que ahora toman consciencia de las aduanas paralelas, en las covachas de Ciudad de Buenos Aires, incluido los lobby de hoteles 4 estrellas y que aun en varios cafés emblemáticos y otros anexos al Congreso había facilitadores en cualquier mesa que ofrecían los contenedores de marras a 30 mil dólares, pingue negocio teniendo en cuenta que llenar un contenedor en China de chucherías vale 3 mil dólares. Claro que nadie sabía qué compraban, los hubo de cubiertas, partes de autos, telas. La otra modalidad, picardía criolla, era importar algo específico y no retirarlo a los efectos de que vayan a remate y el importador no pagase los derechos y sacaba la mercadería por mucho menos dinero. Eso retroalimentaba el circuito comercial de varios negocios supuestamente legales, inundando el mercado minorista con basura; claro que también los remates estaban direccionados por la mafia aduanera. Los hipermercados traen de Turquía, de Indochina, de Tailandia, pagan una heladera a 150 dólares y la venden al público, como gran oferta, a 1.000 dólares y la financian con el 5 por ciento mensual. Con obligaciones negociables garantizan las operaciones en sus países de origen pagándolas a uno o dos años con el 1 por ciento de interés, anual.¡Esos son los empresarios que ayudan al presidente! Mucha hipocresía, muchos intereses en el medio, mucha codicia, mucha basura en la sociedad. Nos falta importar desechos orgánicos de otros países. Viejas prácticas de la época colonial para enriquecerse con la Aduana.

DNI: 8.634.022 / Sanchezroberto03@yahoo.com.ar

Comentarios