mas
Domingo 13 de Noviembre de 2016

Los malos hábitos le abren la puerta a la diabetes

La enfermedad trepó en las últimas décadas de la mano de conductas dañinas para el cuerpo como la alimentación abundante y de baja calidad y la falta de ejercicio. En esta nota, pautas para cuidarse

El estilo de vida que llevamos es la causa más reconocida del aumento exponencial de la diabetes en las últimas décadas. Sedentarismo y obesidad son los factores fundamentales para esta pandemia mundial que por ahora parece imparable. Así definieron la magnitud del problema los médicos Hernán Munuce, Delfina Tietjen, Gisela Beltramino y la licenciada en nutrición Karina Shad quienes integran el Departamento de Diabetes del Instituto Cardiovascular Rosario (ICR), que en esta nota aportan pautas y consejos para prevenir o controlar la enfermedad.

Para tener un panorama más claro del impacto de la diabetes en el mundo vale mencionar las cifras que manejan la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Diabetes que calculan que el número de personas diabéticas en el mundo llega en la actualidad a 422 millones.

La cantidad de afectados se cuadruplicó en los últimos 30 años. Y se estima que para 2040 habrá 642 millones de diabéticos.

"La realidad es que a más obesos más diabéticos. La epidemia de la obesidad aumentó un 42% en los últimos años en nuestro país, por lo tanto la Argentina no es ajena a esta realidad mundial", señaló Tietjen, que es endocrinóloga.

La especialista indicó que "de todos los tipos de diabetes que existen, la tipo 2 es la que prevalece en nuestro medio y la que más vidas se cobra". Es la que está relacionada ya no tanto con la herencia (como sucede con la diabetes tipo 1) sino con malos hábitos cotidianos como comer mal y no hacer ejercicio de manera regular.

¿Puede evitarse? Tietjen remarcó que, por ejemplo, la actividad física no sólo controla y retarda la aparición de diabetes en aquellos individuos predispuestos "sino que también disminuye las posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial, infarto de miocardio ,accidente cerebrovascular", de allí la importancia de planificar el movimiento e incorporarlo a la rutina diaria, de la manera que más guste o lo que el médico recomiende.

El ejercicio, a su vez, disminuye el colesterol y la glucemia en sangre ya que durante la actividad el músculo se alimenta de glucosa. "Un plan alimentario correcto rico en vegetales, frutas y carnes magras junto a fibras y lácteos, con disminución de ingesta de hidratos de carbono y grasas nos ayuda a prevenir la enfermedad —o a controlarla si ya apareció— y también a retrasar la aparición de complicaciones", agregó.

Qué y como comer

Sobre la importancia de lo que comemos cada día, la nutricionista Karina Shad señaló que "la alimentación es el combustible que le damos a nuestro organismo, por lo tanto debiéramos consumir siempre el de mejor calidad".

La alimentación —mencionó— es tan importante en la salud de un individuo que hasta se generó la nutrigenómica, ciencia que estudia la influencia de la nutrición y los nutrientes en la expresión genética. "Se sabe que lo que come una mujer durante su embarazo o lactancia va a tener influencia en su hijo", comentó.

Pero, ¿por qué es tan difícil mantener un plan alimentario que mejore las condiciones del organismo y prevenga enfermedades? Para Shad, lo difícil suele ser elegir alimentos saludables cuando estamos rodeados de otros muy atractivos que copan las góndolas de los supermercados, granjas, kioscos, estaciones de servicio. "Esos están siempre listos para ser consumidos rápidamente y en cualquier lugar, resuelven nuestra falta de tiempo y cubren nuestras ansiedades con un alto nivel de gratificación", pero es necesario combatir estas tentaciones teniendo en cuenta que la salud propia y de la familia están en riesgo.

Otro aspecto relevante es que muchas personas, con diabetes o sin ella, encaran un plan alimentario con ganas pero a la larga se frustran y abandonan. "El dietante crónico —como llamamos a los que viven de dieta en dieta— no consigue nunca un cambio de hábitos, sólo somete a su cuerpo y a su cerebro a períodos de abstinencia (imposibles de sostener) seguidos de otros de atracones o ingestas inadecuadas. Este desequilibrio fomenta la sarcopenia, que es la pérdida de masa muscular. En las pérdidas de peso, las personas no tienen en cuenta qué es lo que pierden, ¡si es grasa o músculo!", enfatizó. "Es importante saber que no hay alimentos buenos ni malos, todo debe tener un equilibrio, y lo mejor es ser guiado por un profesional para alcanzar y sostener los objetivos".

El médico clínico Hernán Munuce y la endocrinóloga Gisela Beltramino manifestaron que la dieta es sumamente importante pero también lo es la actividad física, que muchas veces cuesta sostener tanto como la calidad de la comida. "Hay que cambiar la mirada que tenemos sobre el ejercicio, verlo y sentirlo como algo profundamente placentero y muy beneficioso. No sólo desde el aspecto físico sino registrando que tiene enormes ventajas para la salud mental ya que al movernos aumentan los neurotransmisores que nos producen sensación de bienestar y alegría", agregaron.

Lamentablemente —dijeron los especialistas— la sociedad actual impone un ritmo que no favorece. "El ejercicio nos lleva tiempo, un tiempo que a veces no tenemos, que no encuentra espacio en nuestra vida cotidiana porque aún nos falta reconocer el verdadero valor que tiene".

"Muchas veces me encuentro en el consultorio diciéndole al paciente que el ejercicio físico es tan importante como la medicación que le acabo de prescribir y que junto al plan alimentario son las partes fundamentales para su tratamiento", puntualizó Munuce.

A su vez, Tietjen agregó: "Creo que a todos, en mayor o menor medida, nos cuesta mantener una disciplina de dieta y ejercicio constante pero debemos definitivamente ponerlo como primordial en nuestra vida. Ya se sabe, y lo han comprobado múltiples estudios, que el ejercicio mejora y previene patologías metabólicas a través de diversos mecanismos. No hay excusas para no incorporarlo".

Investigaciones recientes revelaron que son suficientes 250 minutos semanales (35 minutos diarios) de ejercicio aeróbico para mantener una buena salud física.

"Pero sabemos que no sólo el ejercicio aeróbico es el ideal. También se recomienda el ejercicio de fuerza según las posibilidades de cada individuo. 50 minutos 5 veces por semana a veces es difícil de cumplir pero siempre se puede comenzar a usar menos el auto, a tomar el colectivo unas cuadras más lejos, a subir por las escaleras. Toda actividad física suma para nuestro cuerpo", coincidieron los integrantes del equipo.

Además de los chequeos periódicos con el médico, es necesario estar atento a los siguientes síntomas de diabetes: tener mucha sed, orinar mucho y perder peso. "Esto suele ser más evidente en los niños cuando desarrollan la diabetes tipo 1 pero en los adultos es un cuadro más paulatino y no siempre tan evidente. Esta es la causa por la que el diagnóstico a veces recién se realiza cuando se manifiesta una complicación crónica como un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular o una falla renal, situaciones más comunes en los diabéticos tipo 2".

También es importante que todas las personas con diabetes en la familia, con sobrepeso o sedentarios estén atentos y cumplan con los controles médicos.

"Existen factores no modificables, como la herencia, la edad y la raza. Pero existen factores que sí se pueden cambiar como el estilo de vida, la alimentación, la actividad física, el cigarrillo. Acá es donde es muy importante la educación y el conocimiento para atenuar el impacto de los factores que no podemos modificar", aconsejaron los médicos.

diab2.jpg


La ceguera, lo más temido entre los pacientes

Se presentó un estudio realizado a más de 7 mil adultos con diabetes y profesionales de la salud en 41 países. Para los pacientes, el impacto en la vista es uno de los miedos más grandes, incluso mayor que el infarto y otros problemas cardíacos

La diabetes es una enfermedad crónica, y también severa si no se la trata de manera correcta. El hecho de que el cuerpo no pueda regular la cantidad de azúcar en la sangre puede generar una serie de complicaciones, entre ellas, en la vista. Con motivo de conmemorarse mañana el Día Mundial de la Diabetes, se presentó un estudio internacional que hizo foco en este tema: los problemas oculares del diabético.

La investigación —que incluyó preguntas a más de 7 mil adultos con la enfermedad y profesionales de la salud— fue el resultado de una colaboración entre expertos de la Federación Internacional sobre la Vejez, la Federación Internacional de la Diabetes y la Agencia Internacional para la Prevención de Ceguera, con el apoyo de Bayer, y arrojó conclusiones reveladoras.

Entre los resultados que se dieron a conocer el jueves pasado se destaca que "a pesar de que la pérdida de visión es la complicación de la diabetes más temida por los argentinos, incluso más que el infarto y las enfermedades cardiovasculares, uno de cada siete ciudadanos con diabetes encuestados dijo no haber conversado sobre las complicaciones visuales de la enfermedad con sus médicos, hasta el comienzo de los síntomas".

La retinopatía diabética (RD) y el edema macular diabético (EMD) son las principales causantes de ceguera entre la población en edad productiva en los países más desarrollados. La retinopatía diabética es la complicación visual más común causada por la elevación en los niveles de glucosa en la sangre que dañan los vasos sanguíneos en la parte posterior del ojo.

El edema macular diabético es una manifestación frecuente de la RD que se produce cuando los vasos sanguíneos liberan fluido en la retina y provocan una visión borrosa. Todas las personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 —que según se estima en la Argentina alcanzan al 6,2 por ciento de la población— pueden desarrollar estas complicaciones.

Si bien los expertos explican que la RD y EMD podrían prevenirse con una valoración eficaz del riesgo, un diagnóstico temprano y un control adecuado de la diabetes, el estudio muestra que al menos uno de cada cuatro argentinos que viven con diabetes considera que su enfermedad no está bien controlada.

Además, el 84 por ciento de las personas que fueron diagnosticadas con enfermedad ocular indicó que su visión fue afectada y que impactó de manera significativa su calidad de vida. El 52 por ciento reportó dificultades para realizar ejercicio, casi el 30 por ciento tiene dificultades para conducir un vehículo, trabajar y realizar tareas domésticas y una de cada cinco afirmó que tiene problemas para manejar su diabetes.

El denominado Barómetro de la Retinopatía Diabética, tal el nombre del estudio, también ilustró los principales desafíos al acceso regular de los pacientes a los exámenes de la vista, que son una herramienta de prevención muy importante en la detección temprana y manejo óptimo de la retinopatía diabética.

Otro dato relevante de este trabajo es que arrojó que "casi el 50 por ciento de los argentinos dijo que los largos tiempos de espera para programar una cita son una barrera importante para la optimización de la salud ocular".

Una de cada cinco personas con diabetes (encuestadas) confirmó también que —incluso cuando pueden reservar una cita— el centro oftalmológico queda muy lejos de su casa.

Para más del 15 por ciento de las personas, el costo del examen también es un factor prohibitivo. "El 50 por ciento de los médicos especialistas que tratan a las personas con RD afirma que la falta de procedimientos universales de detección, derivación y atención de pacientes con esta enfermedad resulta en gran medida en un diagnóstico tardío del paciente exponiéndolo al riesgo innecesario de ceguera", señaló el estudio.

Lo que los pacientes, médicos y entidades de salud no deberían obviar:

• Exámenes regulares de la visión que, junto al tratamiento, sean accesibles a todas las personas con diabetes para monitorear a las personas en riesgo dentro de un sistema de salud coordinado.

• Incrementar la educación sobre el impacto de la diabetes en la salud ocular y ofrecer información sobre cómo prevenir, detectar y tratar el DR y DME.

• Realizar cambios en los sistemas de salud, para mejorar el control de los adultos con diabetes y frenar la pérdida de visión.


Caminata grupal y saludable

El Departamento de Diabetes del ICR organizó una caminata para el 20 de noviembre a las 8.30. El grupo saldrá desde la institución, bulevar Oroño 450. Es en conmemoración del Día Mundial de la Diabetes. Pueden participar la población en general y pacientes diabéticos y sus familiares y amigos. Quienes deseen formar parte de esta caminata pueden inscribirse en nunezs@icronline.com, o llamar a los teléfonos (0341) 4203048 / (0341) 155202937


Campaña de detección de diabetes en Rosario

Entre las actividades que se harán en Rosario con motivo del Día Mundial de la Diabetes, el sábado 19 de noviembre se realizará una campaña de concientización para prevenir, detectar y controlar la enfermedad. Será de 10 a 13 en la plaza Montenegro, San Martín al 1000. Allí de manera gratuita se harán detecciones de glucemia y control de la presión arterial (a cargo de la fundación Ecla). También habrá clases de zumba, de danzas y música. Se entregará información y habrá profesionales dispuestos a responder inquietudes. El encuentro está organizado por la médica diabetóloga Mariana Fina y pacientes.

Campaña Diabetes


Comentarios