Edición Impresa
Martes 28 de Agosto de 2012

Los límites del debate

Si bien el Concejo tratará el jueves próximo el reclamado aumento de tarifa, la reunión de ayer en la comisión de Servicios Públicos del cuerpo concluyó con ediles retirándose con custodia policial y referentes de los taxistas...  

Si bien el Concejo tratará el jueves próximo el reclamado aumento de tarifa, la reunión de ayer en la comisión de Servicios Públicos del cuerpo concluyó con ediles retirándose con custodia policial y referentes de los taxistas potenciando sus diferencias hasta llegar a los golpes de puño.

Otro bochorno, a una semana de un paro que incluyó, en pos de garantizar el acatamiento a la medida de fuerza, a choferes agrediendo a sus pares y bajando a varios pasajeros a los empujones. Un hecho repudiable con sanciones en puerta. Tan inminentes como la investigación de las supuestas coimas en las inspecciones técnicas denunciadas por los hombres de negro y amarillo.

Sin soslayar el presente económico de los conductores, en rigor no tan distinto al de trabajadores de otros rubros, la pretensión de obtener una suba tarifaria similar al reciente acuerdo salarial sellado entre titulares de licencias y peones chocó de frente con un indicador de peso: la masa de sueldos representa menos del 50 por ciento de los valores de los viajes.

En tanto, el debate a fondo sobre las mejoras del servicio volvió a pasar de costado. Una asignatura pendiente frente al objetivo del Palacio de los Leones de hacer más eficiente el transporte público de pasajeros para descomprimir, de una vez por todas, las calles rosarinas.



 

Comentarios