Brexit
Domingo 26 de Junio de 2016

Los laboristas se rebelan contra su polémico líder

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, confirmó ayer que seguirá al frente de la oposición en Reino Unido pese a la victoria del "Brexit" "Sí, aquí estoy", aseguró ayer en Londres, y añadió que para el laborismo lo importante ahora es no perder los logros conseguidos en el pasado. "No podemos permitir que los conservadores sencillamente atropellen lo que hemos conseguido con dura lucha", afirmó. No se puede aceptar que haya recortes en protección al medio ambiente, derechos humanos o laborales por el hecho de que dejen de estar vigentes las leyes europeas, indicó.

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, confirmó ayer que seguirá al frente de la oposición en Reino Unido pese a la victoria del "Brexit" "Sí, aquí estoy", aseguró ayer en Londres, y añadió que para el laborismo lo importante ahora es no perder los logros conseguidos en el pasado. "No podemos permitir que los conservadores sencillamente atropellen lo que hemos conseguido con dura lucha", afirmó. No se puede aceptar que haya recortes en protección al medio ambiente, derechos humanos o laborales por el hecho de que dejen de estar vigentes las leyes europeas, indicó.

Corbyn señaló también que no permitirá que se imponga el presupuesto de emergencia propuesto por el ministro del Tesoro, George Osborne, para cubrir los gastos del "Brexit". No se puede cargar la salida de la UE sobre los hombros de los más débiles, dijo.

El laborismo se pronunció en contra de abandonar el bloque, pero Corbyn siempre tuvo una posición considerada tibia al respecto y también euroescéptica. Tras el referéndum fue muy criticado porque el "Brexit" se impuso incluso en bastiones del laborismo. El partido perdió en estos últimos años además su fuerte posición histórica en Escocia. Diputados laboristas propusieron una moción de censura contra Corbyn, ante las críticas de entre sus propias filas que le cuestionan no haberse implicado claramente en la campaña a favor de la permanencia. El líder laborista, atribuyó el voto por el "Brexit" al descontento con las políticas de austeridad.

El presidente del grupo parlamentario laborista, John Cryer, debe decidir si acepta la petición de debatir la moción en la reunión de mañana. Si acepta el pedido, el martes podría celebrarse una votación secreta dentro del grupo parlamentario. Según las reglas, si 50 diputados nominan a un nuevo candidato, puede convocarse otro concurso por el liderazgo.

Comentarios