El Mundo
Sábado 02 de Julio de 2016

Los kamikazes de Estambul planificaron tomar rehenes antes de inmolarse en el aeropuerto

Según el diario Sabah, el balance de víctimas podría haber sido más elevado si los tres terroristas no hubieran sido interceptados.

Los tres kamikazes del aeropuerto de Estambul, filmados por cámaras de vigilancia, podrían haber perpetrado una matanza aún mayor puesto que habían previsto tomar como rehenes a decenas de viajeros antes de hacerse estallar, informó ayer un diario turco. Tres días después del triple atentado suicida que dejó 44 muertos y 260 heridos el martes en el aeropuerto Ataturk, el ataque —el cuarto y el más sangriento en Estambul desde principios de año— no fue aún reivindicado.

Filmación. Imágenes de las cámaras de vigilancia del aeropuerto muestran a tres hombres con chaquetas de color oscuro y, dos de ellos, ataviados con gorras de béisbol. En una de las tomas, se ve a un policía de civil pidiendo a uno de los asaltantes sus documentos de identidad, y luego, a este mismo responsable de seguridad, arrodillado y amenazado por un arma de fuego ante los ascensores. Los tres kamikazes, que se separaron antes de hacerse estallar en diferentes lugares del aeropuerto, también causaron víctimas al disparar con sus fusiles. Según el diario Sabah, cercano al gobierno, el balance de la matanza pudo haber sido más elevado si los atacantes no hubieran sido interceptados, ya que inicialmente querían tomar a decenas de pasajeros como rehenes y hacerse explotar con ellos. "Los abrigos que llevaban para ocultar sus explosivos, pese al calor, llamaron la atención de civiles y de un policía", dijo el diario. Medios turcos identificaron a un checheno llamado Akhmet Chatayev como el cerebro del atentado. Sería el jefe del EI en Estambul y también habría organizado los ataques cerca de Taksim (en marzo) y Sultanahmet (enero), en pleno corazón de Estambul, destacó el diario Hürriyet.

Un argentino se salvó en un ataque yihadista

Un cocinero argentino se salvó de caer como rehén de terroristas del grupo yihadista Estado Islámico momentos antes de que estos lanzaran un letal ataque en un restaurante en Bangladesh. El atentado dejó como saldo al menos dos policías muertos y unas 26 personas heridas.

El argentino, identificado como Diego Rossini, es uno de los responsables de la cocina del restaurante donde se produjo el ataque. Cuando eso ocurrió, publicó un mensaje dramático en una red social: "Están tirando tiros. Por favor llamen a la policía. Me he escondido en la terraza", escribió.

Tuvieron que pasar dos horas hasta que él mismo pudo confirmó en la misma red social que estaba vivo, a pesar de la ferocidad del atentado.

El argentino habló anoche en un canal de TV de Buenos Aires. "Volvía a nacer, hoy es mi cumpleaños. Pasé una noche horrenda, tenían bombas y ametralladoras", afirmó. Y agregó: "Me escapé por la terraza, me dí un golpe duro en la espalda, pero estoy bien. Había muchos extranjeros, los terroristas nos buscaban particularmente a nosotros".

Rossini tuvo un emotivo diálogo al aire con su madre, Ángelica, quien hasta ese momento no había logrado comunicarse por teléfono con su hijo.

Comentarios