Economía
Domingo 29 de Mayo de 2016

Los jubilados y la fuga de capitales, las nuevas medidas de Macri

La medida fue presentada como un relanzamiento del gobierno, una vez "superadas" las brutales medidas de ajuste del primer semestre.

El presidente Mauricio Macri anunció el viernes el envío de un paquete legislativo que incluye y vincula el blanqueo de capitales fugados y un plan de pagos a 2,2 millones de jubilados en condiciones de cobrar retroactivos por haberes mal liquidados.

La medida fue presentada como un relanzamiento del gobierno, una vez "superadas" las brutales medidas de ajuste del primer semestre.

Este ajuste, que sumó 1,4 millón de personas a la pobreza en tres meses y que eliminó 150 mil puestos de trabajo, se hizo bajo la paradójica consigna de pobreza cero. Hay una matriz en la estrategia política y comunicacional del gobierno. Desde Cresta Roja, la avícola que recuperó parcialmente luego de haber apaleado a sus trabajadores, Macri anunció el veto a la ley antidespidos.

Vincular medidas de ajuste o de estímulo a la acumulación de capital con objetivos asistencialistas expresa una propuesta de alianza social, que troca trasferencia de ingresos por un piso cristalizado de atención social, en este caso heredado.

Las paritarias, la movilidad convertida en un derecho, el impacto redistributivo del empleo y el salario, la democratización del consumo, es en cambio la "grasa" que los economistas del oficialismo definen como parte de la "fiesta" de la posconvertibilidad. Lo dijo Javier González Fraga: "El kirchnerismo le hizo creer a un empleado que podía comprarse un celular y viajar al exterior". Fue la última expresión de una corriente de pensamiento que al mismo tiempo que condenaba el cepo cambiario criticaba la venta administrada de dólares a sectores de ingresos medios como un dispendio de divisas hacia los "más ricos". No como el blanqueo de capitales, que sería una reparación a los millonarios que fugaron divisas porque "no confiaban en el Estado". Cristiano Rattazi resumió mejor la lógica del cuestionamiento el "populismo consumista", cuando criticó el costo salarial: "Hay que asumir que este es un país pobre".

Un país pobre con 400 mil millones de dólares en el exterior. Gran parte del staff del gobierno forma parte de esa lista, como propietario o administrador. El propio Macri lo acaba de admitir. El ariete es el pago de retroactivos a los jubilados, una medida reparatoria que podría extenderse al ámbito del empleo.

La extraña alianza entre el blanqueo y jubilaciones se lee mejor cuando los funcionarios esbozan los cambios previsionales que impulsan: vender las acciones de grandes empresas privadas que están en poder de la Ansés y discutir una reforma del sistema jubilatorio. Elevar las edades jubilatorias y reintroducir aspectos del régimen privado forman parte de los borradores. La pensión por vejez es una buena nueva envenenada, toda vez que cierra el sistema de moratorias de gobiernos anteriores. Desplaza sutilmente el acceso al derecho jubilatorio por una asistencia. Es la diferencia entre el salario y la asignación universal. En un modelo inclusivo, el piso de protección es también un piso de derechos. En uno exclusivo, es el límite de la paritaria.

Comentarios