Policiales
Domingo 19 de Junio de 2016

Los fundamentos del tribunal para absolver al único acusado

En los fundamentos del fallo criticaron la investigación por falta de solvencia y por el excesivo plazo que llevó al acusado a estar en prisión preventiva a los fines del proceso y no como anticipo de posible pena.

"El señalamiento de un único testigo, tan convencido como carente de otras evidencias, no alcanza para fundar una condena". Eso evaluaron los jueces Patricia Bilotta, Juan Carlos Curto y Hernán Postma al absolver en forma unánime a Brian Emanuel "Ronaldinho" Waigandt por el beneficio de la duda. En los fundamentos del fallo criticaron la investigación por falta de solvencia y por el excesivo plazo que llevó al acusado a estar en prisión preventiva a los fines del proceso y no como anticipo de posible pena.

   En el juicio oral Waigandt se enfrentaba a gravísimos delitos. El fiscal Pablo Pinto pidió prisión perpetua por homicidio calificado críminis causa, otro en grado de tentativa y robo. El defensor Eduardo Sosa, en tanto, reclamó la absolución por falta de pruebas o por el principio de la duda. Y el imputado siempre se declaró inocente.

   El crimen ocurrió a las 14 del 27 de junio de 2014 cuando Araceli Ramos estacionó su Citroën C3 sobre la vereda de su casa, en Zelaya 1330. Estaba con su marido, Gerardo Ferroni, y volvían de la distribuidora mayorista de fiambres que tenían.

   Mientras Gerardo bajaba del auto llegó una moto con dos ocupantes. El acompañante bajó y le pidió dinero a Ferroni. Y como los perros de la casa comenzaron a ladrar el asaltante disparó. Mientras Ferroni trataba de protegerse, Araceli bajó del auto e insultó a los ladrones. Uno de ellos gatilló un revólver calibre 38 y un tiro perforó la espalda de la mujer, de 42 años.

   Días después Ferroni iba en su auto por Baigorria y Molina cuando vio a uno de los atacantes. Gerardo, que siempre sostuvo haber reconocido al homicida porque lo tuvo "a tres metros", llamó a la comisaría 10ª y Ronaldinho fue apresado en Baigorria y Washington.

Pista anónima. "El que inicia la pista investigativa es el marido de la víctima cuando recibe un anónimo bajo la puerta diciendo que los autores eran Ronald y Noto. El destruye ese papel", dijo el abogado Eduardo Sosa. Buscando a Ronald en Facebook dio con el perfil de Ronaldinho y luego lo cruzó en la calle. El defensor planteó que "el reconocimiento es un acto torpe, irrepetible, y en este caso impropio". Es decir, promovido por la víctima en un momento de conmoción psicológica.

   Al apresar a Waigandt le secuestraron una Honda Wave a nombre de su esposa, con seguro, papeles y caja para reparto que nada tenía que ver con la usada en el hecho. Y el acusado dijo que a la hora del crimen estaba dejando a su hija en el jardín de infantes, a 36 cuadras de la casa de Ferroni.

   El tribunal concluyó que la fiscalía "no alcanzó a acreditar, lejos de algún margen de duda, la autoría que atribuye a Waigandt" porque "el único elemento probatorio lo constituye la declaración de Ferroni, insuficiente más allá del firme convencimiento de la víctima".

   También cuestionaron el "tiempo excesivo" para que la causa llegara al juicio donde se presentaron las pruebas de "los primeros momentos de la investigación". Y remarcaron que el reconocimiento que Ferroni hizo de Waigandt estaba condicionado por haberlo visto antes en Facebook. Por esto dijeron que debieron exponerse las fotos del perfil en la audiencia y plantearon que si bien Ferroni habló de cinco disparos, los testigos escucharon dos.

Comentarios