Brexit
Domingo 26 de Junio de 2016

Los fundadores de la Unión Europea exigieron al Reino Unido que se vaya cuanto antes

Los cancilleres de Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo, Holanda y Bélgica pidieron a Cameron celeridad con el "Brexit".

Eufóricos o iracundos, los británicos se despertaron ayer profundamente divididos tras el terremoto del "Brexit", mientras sus socios europeos les pedían un divorcio rápido. La brecha generacional aparecía más clara que nunca en las redes sociales, dominadas por un alud de recriminaciones y el temor de los más jóvenes, que votaron masivamente a favor de permanecer en la Unión Europea (UE). En Londres, el corazón financiero y económico del país, donde los mercados se desplomaron al conocerse el resultado, empezaron a circular peticiones extravagantes, para exigir la independencia del resto del país, e incluso una demanda al Parlamento de un segundo referéndum.

Los cancilleres de las seis naciones que fundaron en 1954 el embrión de la UE se reunieron en Berlín para reafirmar su proyecto común. Los ministros de Exteriores hicieron un primer análisis del "Brexit" y llamaron al Reino Unido a activar lo antes posible el proceso de salida del bloque comunitario. En la UE se teme que Londres esté intentando ganar tiempo (después de que el premier británico, David Cameron, anunciara su renuncia) hasta octubre y adelantara que será su sucesor el que inicie las negociaciones de desconexión. El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, llamó a Cameron a abandonar el poder "en los próximos días", mientras que su par luxemburgués, Jean Asselborn, aseguró que el gobierno inglés no debe jugar "al gato y al ratón" retrasando las negociaciones, lo que sólo provocaría una enorme inseguridad. "Aquí tiene que haber claridad", enfatizó.

Mientras, la primera consecuencia institucional del "Brexit" fue la renuncia ayer del comisario británico Jonathan Hill, que era responsable hasta ahora de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Mercado de Capitales en la Comisión Europea. "No creo que sea correcto que yo siga como si nada hubiera pasado", dijo en una declaración en la que también expresó su decepción por el resultado del referéndum. Por la parte europea el responsable de negociar la salida del Reino Unido será el diplomático belga Didier Seeuws. "Ese proceso debe comenzar cuanto antes", dijo el jefe de la diplomacia alemana, Frank-Walter Steinmeier, al término de la reunión de urgencia celebrada en Villa Borsig, la residencia de invitados del Ministerio de Exteriores alemán, a las afueras de Berlín. Sólo así podrá evitarse una situación de parálisis, explicó. Representantes de Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo -que en 1957 dieron vida a la entonces Comunidad Económica Europea- pedían así que Londres invoque cuanto antes el Artículo 50 del tratado europeo de Lisboa, que estipula el procedimiento para la salida de un país miembro de la UE. Una vez que lo haga se iniciará un proceso de dos años para renegociar la relación entre ambas partes. La de ayer fue la primera respuesta conjunta de la UE a la crisis desatada por el "Brexit". Fue el primer encuentro multilateral para diseñar una UE sin Reino Unido y discutir una serie de reformas que permitan una Europa "más flexible".

Esas reformas —consensuadas previamente por París y Berlín y condensadas en un documento de diez hojas preparado en las últimas semanas por si se producía el "Brexit"—, prevén ofrecer más margen a aquellos miembros que quieran o necesiten una integración más lenta, la llamada "Europa de las dos velocidades". Con ello se piensa principalmente en las naciones de más reciente adhesión a la UE. "Debemos encontrar mejores medios y caminos más apropiados para afrontar y reconocer los diferentes niveles de ambición respecto al grado de integración entre los países miembros", dice el comunicado firmado por los seis ministros. "Europa debe demostrar ahora que es necesaria y que tiene capacidad de actuación", dijo Steinmeier refiriéndose a desafíos concretos como la crisis de refugiados, el alto desempleo juvenil y la amenaza del terrorismo yihadista. Mañana, la canciller Angela Merkel recibirá en Berlín al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, así como al jefe de Estado francés, François Hollande, y al jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi. Será un día antes de que se celebre otra cumbre europea en Bruselas.

Comentarios