Edición Impresa
Sábado 28 de Diciembre de 2013

Los exportadores piden autorización para embarcar trigo al exterior

Los exportadores aguardan con incertidumbre la autorización del gobierno para exportar trigo, mientras los buques ya tocan puertos argentinos.

A pesar de los pedidos del Centro de Exportadores, el gobierno pateó la decisión de cuánto trigo se exportará en la ya previsible magra cosecha.

El mismo gobierno previó sólo una cosecha de 8,5 millones de toneladas para la campaña que se encuentra en plena cosecha en todo el país, lo que permitiría liberar para la exportación menos de tres millones de toneladas.

El Centro de Exportadores de Cereales (CEC) expresó la semana pasada su preocupación por la demora oficial en establecer la fecha de los embarques de trigo correspondientes a la campaña actual, cuando han comenzado ya arribar los buques graneleros contratados para iniciar la exportación.

Hay casi dos millones de toneladas de trigo con permisos de exportación aprobados y derechos de exportación ya abonados, que no se embarcaron en la campaña anterior. Estos permisos fueron prorrogados, pero aún carecen de fecha cierta para ser despachados.

En años anteriores, el comienzo de los embarques era fijado usualmente a partir del 15 de noviembre, a excepción del año anterior.

Además de las pérdidas por los costos de logística involucrados, la demora en disponer de la fecha de los embarques de trigo expone a que el principal cliente de la Argentina, Brasil, recurra a otros mercados para su abastecimiento del cereal.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires es más optimista que Agricultura, y estimó la cosecha en 10,35 millones de toneladas.

Comentarios