Corrupción
Domingo 30 de Octubre de 2016

Los estrenos de la cartelera bajo la lupa de Escenario

"El hijo de Dios", la pelota no se mancha; "El hombre perfecto", un hombre mentiroso; "Miss", el extra es protagonista.

"El hijo de Dios", la pelota no se mancha

Calificación: ***. Intépretes: Paulo Soria, Bruno Alcón, Marina Artigas, Norberto Verea, Diego Della Sala. Dirección: Mariano Fernández y Gastón Girod. Género: Comedia. Sala: Showcase..

Hay un subtítulo que debería llevar “El hijo de Dios”, a manera de recomendación para los espectadores: “Sólo para amantes del fútbol”. Porque esta película entretenida y lograda desde el mensaje y desde lo visual es más disfrutable para todos los apasionados por el juego de la redonda. La acción se desarrolla en Betania, un pueblo donde el fútbol está prohibido, no se puede ver ni jugar en ningún potrero. A excepción del Día de Pascuas, esa jornada es sagrada, y la palabra no es antojadiza. Con referencias claras al western de Sergio Leone, el filme de Fernández y Girod tiene recurrentes guiños bíblicos. Aparecen personajes como Pilatos, el sheriff que es el arquero invicto del pueblo; y otros como Tomás, Pedro, Magdalena y, claro, Jesús, que es una especie de salvador del juego bonito. La metáfora más jugosa se desprende de la participación del Ruso Verea, ex arquero profesional y brillante analista de fútbol. “El fútbol está lleno de victorias impensadas”, dirá desde su prisión. En ese pueblo, el sacerdote tiene un anillo con la imagen de una pelota en vez de una cruz, como para reflejar el poder excesivo que se le otorga al deporte más popular. La corrupción, el “todo pasa”, la gloria y la derrota y hasta un guiño a “Esperándolo a Tito”, el cuento de Eduardo Sacheri, tendrá su espacio en el partido que definirá una liberación, nada menos. Para verla hasta el pitazo final.

Por Pedro Squillaci


"El hombre perfecto", un hombre mentiroso

Calificación: ***. Intérpretes: Pierre Niney, Valeria Cavalli. Eric Savin, Annie Girardot. Dirección: Yann Gozlan. Género: Thriller. Sala: Del Centro.

Con su estructura hitchcockeana, su clima de “no hay escapatoria” y su estrategia para hacer del espectador un sufrido y angustiado cómplice de las barbaridades que hace el protagonista, el filme francés “Un hombre perfecto” entretiene y convence, casi como un encantador de serpientes. Y si bien ese hombre perfecto no llega a ser un perfecto sociópata (se le caen un par de lágrimas tras algunas de sus aberraciones), es un joven en principio arribista y luego, por lo menos, un hombre de doble moral. Se trata de la historia de un joven escritor sin talento o sin suerte, ya que su novela es rechazada por varias editoriales, y que en su trabajo en mudanzas se encuentra con un viejo texto abandonado y escrito a mano. Cuando el joven se apropia del mismo, empieza a tipearlo en su notebook y logra un abrupto éxito editorial, hasta el más distraído sabe de antemano que la historia no va a terminar bien y que la película se convertirá irremediablemente en un thriller, en una historia negra, donde las mentiras terminarán manchadas de sangre... Una buena película —con un desenlace nada convencional— a pesar de cierto apuro en la dirección y en el guión en la segunda mitad del filme, y también a pesar de varias incredulidades argumentales.

Por José Cavazza


"Miss", el extra es protagonista

Calificación: ***. Intérpretes: Roberto Law Makita, Malena Villa, Rigoberto Zárate, Tuchi Rottenberg y Raquel Satragno. Dirección: Robert Bonomo. Género: Comedia. Sala: Village.

Para saber cómo una película pequeña se puede convertir antes de los títulos finales en una buena película hay que ver “Miss”. Porque en apenas 70 minutos plasma una idea simple, que por momentos parece simplona, que no es lo mismo, pero con el correr de la historia muta en un cuento redondito, con una ternura tan genuina que conmueve. Robert Bonomo decidió en su ópera prima poner el foco en Roberto Law Makita, un joven asiático nacido y criado en la Argentina, de madre brasileña (aunque de familia japonesa) y padre chino. Bonomo conoció al Makita real en un casting y debido a su personalidad tan atípica construyó de él un personaje singular. “Miss” tendrá una mixtura entre realidad y ficción a partir del derrotero de este joven desgarbado, que se hace llamar Robert, que va a uno y otro casting para ser extra, y que un buen día cuidará una lujosa casa de una ex Miss Argentina. El trabajo se lo pasa su amigo Rigo, otro extranjero que vive en el país, que tiene mucho más incorporados los latiguillos argentos, con puteadas incluidas, claro está. Allí conocerá a una vecina algo extravagante, pero que no tallará tanto en su vida como una bella joven (Malena Villa, única actriz profesional de la película), de quien se enamorará perdidamente. Robert la seguirá a sol y a sombra hasta que un buen día ella comienza a reparar en él, aunque no en el plano amoroso, sino que lo ve como un amigo que la puede acompañar en su soledad. Robert, que tiene como libro de cabecera el Record Guinnes, se empieza a obsesionar con ella hasta que un día la linda muchacha desaparece de los lugares que solía frecuentar. Esa búsqueda y el tránsito hacia el corazón de su amada marca el pulso de una película que, de tan simple, se convierte en imperdible.

Comentarios