Edición Impresa
Viernes 08 de Abril de 2011

Los docentes de idiomas no quieren que los chicos aprendan sólo inglés

Los profesores de lenguas extranjeras de la provincia están más que preocupados por "la falta de una política clara y coherente" en materia de enseñanza de los idiomas.

Los profesores de lenguas extranjeras de la provincia están más que preocupados por "la falta de una política clara y coherente" en materia de enseñanza de los idiomas. Reclaman una normativa que atienda al plurilingüismo, es decir que posibilite a los chicos aprender más de una lengua y que no sea sólo el inglés. La intranquilidad surge a partir de los cambios que la provincia pretende aplicar en el secundario.

El reclamo tiene su historia. Lo repasan ante La Capital un buen número de educadoras santafesinas, con destacada trayectoria académica en la materia (ver aparte). El 13 de diciembre pasado llegó a las escuelas el prediseño curricular elaborado por la provincia con el nuevo plan de estudio para el secundario. Los profesores de idiomas afirman que se sorprendieron al reconocer que se repetían los mismos errores que ya vivieron "con la ley federal de educación".

Esto ocurre por desplazar la enseñanza de distintas lenguas extranjeras, limitar estas clases al inglés, y no atender así a una mirada amplia y plurilingüe de la enseñanza.

Opacidad provincial

De todas maneras, la "opacidad sobre la política provincial de enseñanza de las lenguas extranjeras" ya era algo palpable. Los docentes cuentan que nunca fueron consultaron para saber qué piensan sobre esta enseñanza, no conocen si el Ministerio cuenta con un referente académico en este ámbito y tampoco fueron recibidos —pidieron más de una vez una audiencia— por la ministra de Educación provincial, Elida Rasino, al menos para intercambiar impresiones.

En la charla con este medio, recuerdan que luego de la bajada del prediseño curricular —ordena cómo debería ser la enseñanza de los idiomas, junto a las demás materias— a las escuelas comenzaron reunirse para ordenar una devolución que atienda a un enfoque plurilingüista. Esa inquietud se la trasladaron a la vicegobernadora Griselda Tessio, que los recibió en Santa Fe en diciembre pasado y "se comprometió a hacérselo saber a la ministra".

De ahí en más los docentes y sus respectivas asociaciones de toda la provincia se organizaron en un trabajo colectivo y sobre una propuesta con diferentes líneas de acción, "como la creación de una formación orientada en lenguas, el fortalecimiento de las ofertas formativas complementarias, la elaboración de un diseño alternativo y la creación de legislación que proteja el plurilingüismo", entre otras. Un foro virtual en la página del Instituto Almirante Brown de Santa Fe (www.ispbrown.edu.ar) permite seguir este debate ya instalado a nivel provincial.

Ejes de trabajo

En rigor, los ejes sobre los que ya se enfocan incluyen uno de elaboración teórica, otro administrativo, el legislativo (apunta a la redacción de una ley que proteja el plurilingüismo en la provincia) y el eje técnico (elaboración de una propuesta alternativa a la enmarcada en el prediseño actual, incluyendo la atención a las lenguas de los pueblos originarios).

Según explican, el prediseño provincial vuelve sobre los errores de la reforma educativa de los 90: "Este proceso ya lo vivimos con la ley federal. Por eso no podemos resignar lo que hemos recuperado con mucho sacrificio". Añaden que si la política educativa nacional va en un sentido "amplio e interesante, la jurisdicción debiera tomarlo y profundizarlo atendiendo a las necesidades propias".

"No podemos creer que un gobierno que habla de inclusión no haya pensado para los jóvenes santafesinos la alternativa para que aprendan más de una lengua extranjera. El mundo del trabajo, profesional y universitario les exige forzosamente el aprendizaje de varias lenguas. Esta falta condena al chico a tener menos posibilidades", indicaron.

Consideran que la política de la enseñanza de lenguas extranjeras no debe pasar por un idioma determinado, en este caso el inglés, sino por "un pensamiento más amplio, que vaya más allá". Y consideran: "Saber más de un idioma aporta un plus muy importante a los estudiantes".

Afirman que la idea plurilingüística que impulsan no significa una mayor imputación presupuestaria, sino fortalecer lo que existe y permitir que crezca.

Las educadoras reclaman que se abra la discusión sobre esta enseñanza y que sea participativa. Una vez más enumeran una serie de falencias que entendían superadas, "y que desconocen —explican— hasta las corrientes más actualizadas de la didáctica en esta enseñanza".

La alarma mayor se desprende —indican— al analizar las contradicciones de un discurso sobre las lenguas extranjeras que se presenta en un sentido amplio, "habla de lengua de opción", pero a la hora de aplicarse se restringe al inglés. Por eso exigen un lugar en las discusiones, conocer a los referentes provinciales que trabajan en este campo y saber cuál es la política lingüística que tiene la gestión educativa.

 

Comentarios