Edición Impresa
Sábado 11 de Enero de 2014

Los cuidados frente a la ola de calor que golpea al ganado

Más de un centenar de vacas lecheras murieron esta semana en un rodeo de la localidad cordobesa de Monte Maíz, como consecuencia de la ola de calor que se registra en las últimas...

Más de un centenar de vacas lecheras murieron esta semana en un rodeo de la localidad cordobesa de Monte Maíz, como consecuencia de la ola de calor que se registra en las últimas semanas, confirmó el productor afectado.

Fernando Montechiari, socio de una empresa familiar con tres tambos en el sudeste provincial, detalló que en la última quincena de diciembre pasado murieron más de 100 vacas como consecuencia del "estrés calórico y térmico" generado por las altas temperaturas.

El productor manifestó que fue fatal la combinación de altas temperaturas, alta humedad y temperaturas mínimas muy elevadas.

"Tenemos tambo desde 1989 y esto nunca ha pasado en la zona. Realmente no pudimos hacer nada, cuando nos llamó el tambero, ya nada se podía hacer", precisó Montechiari.

Asimismo, detalló que cuando los animales fueron examinados se determinó que "no fue la comida, ni la falta de agua, ni negligencia".

"Fue una ola de mucho calor y elevada humedad, muy prolongada. Las vacas sufrían mucho de día y no podían recuperarse de noche", agregó.

Asimismo, dijo que en base a consultas con varios profesionales se determinó que la vaquillona y la vaca enferma son los segmentos que más sufren el cóctel de altas temperatura y elevada humedad.

Finalmente, señaló que otros tambos de la región también habían sufrido la muerte de animales.

Cuidados. El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomendó a los productores tomar recaudos ante la ola de calor extrema que se extiende en el país para evitar que la productividad de sus animales y la rentabilidad de su producción se vea afectada.

Los animales de producción deben ser criados en condiciones ambientales apropiadas, además del alimento y el agua necesarios para su desarrollo.

En condiciones de estrés calórico, los animales disminuyen la capacidad de regulación de su temperatura corporal, lo cual lleva a la reducción voluntaria en la ingesta de alimentos y la consecuente disminución en la producción y/o aptitud reproductiva.

Ante esta situación, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recomienda medidas a tener en cuenta para minimizar el impacto de las altas temperaturas del verano:

* Permitir el acceso libre de agua apta para consumo animal durante todo el día;

* Facilitar espacios de reparo naturales y/o artificiales donde los animales puedan estar a la sombra durante las horas de más calor;

* Realizar arreos en horas de baja exposición al sol, principalmente temprano por la mañana o al finalizar la tarde;

* En caso de necesitar transportar animales realizarlo en horas más benignas, procurando que durante el preembarque los animales dispongan de suficiente cantidad de agua para beber.

Desde el Senasa recordaron que las situaciones de estrés repercuten sobre la productividad de los animales, siendo el calor un factor cuyo impacto se puede minimizar.

Por mayores consultas, comuníquese al correo electrónico bianimal@senasa.gov.ar.

Comentarios