La ciudad
Jueves 29 de Septiembre de 2016

Los controles para detectar el consumo de drogas al volante comenzarán en el verano

Es una prueba piloto que durará cuatro meses. Ayer se presentó el único oferente del equipo con el que se realizarán las pruebas a los conductores.

Los controles de narcolemia en Rosario se comenzarán a realizar con la llegada del verano. Sólo un oferente se presentó ayer a la licitación del equipo para llevarlos a cabo y los mil colectores de muestras para los cuatro meses de prueba que llevará adelante la Secretaría de Control y Convivencia municipal. Se trata de la misma importadora de la marca de productos alemanes Dräger que está en Córdoba, Bahía Blanca.

La iniciativa del concejal Jorge Boasso, quien estuvo presente ayer en la apertura de sobres, se utilizará para detectar en los conductores el consumo de cannabis, cocaína, anfetaminas, benzodiacepina y opiáceos con su correspondiente punto de corte, cuya medida será en nanogramos.

El equipo que podría ser adquirido, una vez hecha la adjudicación, incluye la posibilidad de medir también metadona y ketamina.

Durante la etapa de prueba no habrá sanciones.

Después, las penas serán similares que cuando se detecta alcohol: multas y retiro de la licencias.

A los valores vigentes se le incluirá el costo del hisopo que se utiliza para la prueba, que actualmente cuesta unos 800 pesos (52 dólares cada colector según la oferta ayer presentada en la licitación). Es que el gasto de llevar adelante controles de narcolemia es muy superior respecto de los de alcoholemia, para los que una pipeta cuesta apenas cinco pesos.

El secretario de Control y Convivencia, Gustavo Zignago, explicó que, en caso de detectar también un nivel de alcohol superior al permitido, se sumarán las sanciones.

Rapidez. La tecnología presentada ayer por el oferente DS Safety SA permite comprobar en menos de cinco minutos si una persona consumió alguna sustancia.

El proceso es el siguiente: se recoge una muestra de saliva a través de un dispositivo que se apoya sobre la lengua y que, al cambiar al color azul, evidencia que se recolectó la cantidad suficiente para someterla la prueba a los reactivos.

En la actualidad se realizan entre 2.000 y 2.300 controles de alcoholemia mensuales.

Inicialmente, en el caso de narcolemia, se prevé llevar adelante unos 250 tests al mes durante los cuatro meses que dure la etapa de prueba.

Superada esa instancia, con los números en la mano, está prevista una nueva convocatoria a concejales y especialistas para definir los siguientes pasos.

Según las experiencias en otras ciudades, en 9 por ciento de los conductores se detectan niveles de droga no permitidos para estar al frente de un volante.

La inclusión de los controles de narcolemia fue aprobada en abril de 2014 por el Concejo, que creó un programa de prevención y detección de droga en saliva a conductores.

La ordenanza estableció que la Agencia Municipal de Seguridad Vial es la autoridad de aplicación.

Zignago explicó que para comienzos de diciembre se podría comenzar con los operativos de narcolemia. Así, Rosario se ubicará dentro de las primeras ciudades del país que utilizará narcolímetros.

La discusión sobre los niveles de consumo de sustancias (alcohol y drogas) se reactivó esta semana con la presentación en la Legislatura provincial de un proyecto de tolerancia cero para los conductores.

La iniciativa del senador provincial Miguel Cappiello recogió apoyos de varias de las organizaciones no gubernamentales que trabajan sobre la problemática de la seguridad vial, mientras que otras y varios especialistas la cuestionaron por "impracticable".

A comienzos de septiembre pasado, en la 74ª Asamblea del Consejo Federal de Seguridad Vial, que sesionó en Córdoba, 13 provincias contra 7 se manifestaron a favor de "reimpulsar" la aprobación de una ley nacional de tolerancia cero de alcohol al volante.

Comentarios