Economía
Sábado 11 de Febrero de 2017

Los comercios empiezan a cumplir con el programa precios transparentes

Un recorrido por los negocios del microcentro de Rosario muestra que la mayoría se adecua a la norma. Hay confusión entre los consumidores.

El programa Precios Transparentes, lanzado por el gobierno nacional desde del 1º de febrero, comienza a implementarse lentamente en Rosario. Los locales que están aplicando correctamente la norma son pocos, aunque una recorrida por los negocios del microcentro revela que existe una predisposición de los comerciantes por ajustarse a derecho. Sin embargo, en muchos casos éstos aseguran que las infracciones se deben a la falta de información clara sobre las implicancias de la nueva regulación y a la forma de adecuada a los requerimientos legales.

A través de la resolución 51 E/2017, la Secretaría de Comercio de la Nación estipuló que todos los locales que vendan productos en cuotas deben exhibir de manera clara y diferenciada el precio de contado, el valor total con financiación, la cantidad y monto de cada cuota, la tasa de interés anual y el costo financiero total.

Un relevamiento que realizó La Capital en locales de la zona de las peatonales constató que, a 10 días del lanzamiento, una minoría logró «aggiornar» la exhibición de la mercadería en un ciento por ciento de acuerdo a los nuevos estándares exigidos, pero también comprobó que una gran mayoría intentó adaptarse a la normativa.

Al menos 7 de cada 10 negocios colocaron carteles que aclaran que los precios de vidriera son los mismos para el pago contado, con tarjeta de débito o de crédito en un solo pago. Esto no venía ocurriendo, ya que durante los primeros días de vigencia del plan algunos diferenciaban el pago en efectivo de aquellos que se hacía con medios electrónicos, aunque sea en una sola cuota o con débito, al que les sumaban recargos. Esto último está expresamente prohibido por la resolución oficial y ya fue corregido casi en la totalidad de los comercios.

No obstante, en muchos la cartelería informativa señala que para conocer los planes de financiación se debe consultar en caja. La resolución establece que la información del costo financiero total (CFT) de la operación deberá "colocarse en una ubicación contigua al resto de las variables informadas en una tipografía en color y fuente igual al resto de las variables", aunque no especifica que se debe colocar en las vidrieras. Sí, en cambio, la norma establece claramente que no está permitida más la leyenda "cuotas sin interés", que se sigue observando en unas pocas casas de venta.

Según el rubro

Hay diferencias claras para trazar entre rubros. En los sectores vestimenta, calzado, accesorios, bolsos y mochilas tanto para el hombre como para la mujer se evidencia un cierto estado de confusión en los comerciantes, y por ende también en los clientes que entran con muchas dudas a los locales. Según aducen los encargados, colocar la cartelería tal cual lo prevé el articulado de la resolución es "poco práctico" y "engorroso".

"Es imposible poner esa cantidad de información en cada producto por separado, además la vidriera se arma y la vamos cambiando, no podemos cumplirla tal cual está", comenta la gerenta de una tienda de zapatos para dama. En algunos lugares intentaron solucionarlo colocando en un lugar visible la tabla con las tasas que cobra cada tarjeta para la venta en cuotas. En otros, directamente admitieron su desorientación: "Por el momento no tenemos información sobre los coeficientes a cobrar con tarjeta. La empresa mantiene los precios normalmente hasta contar con la información necesaria", dice un letrero en la puerta de una conocida tienda de calzado de la peatonal Córdoba.

Cabe destacar que en estos rubros los precios de los productos siguen siendo los mismos que el 31 de enero, a excepción de las liquidaciones de fin de temporada, elemento que agrega una cuota de ambigüedad a la situación.

Por otra parte, en electrónica y electrodomésticos las grandes firmas se han adaptado casi perfectamente a la letra de la ley. Los productos exhibidos cuentan en general con todos los datos requeridos, o en su defecto hay afiches coloridos y amigables que detallan las tasas de interés de cada compañía crediticia.

Las empresas aseguran que los precios de contado de muchos artículos son más bajos que en enero—los más sinceros admiten que esto se debe a la caída en las ventas— y que los clientes optan en algunos casos por esa forma de pago.

El vendedor de una empresa con sucursales en todo el país reveló, sin embargo, que a veces el consumidor se enoja cuando conoce el costo de financiación. "Piensan que les estamos robando y se van sin comprar, pero la mayoría de las veces el precio final del producto en cuotas es el mismo que antes de que bajen, por lo que en definitiva pagan lo mismo que cuando estaban las cuotas sin interés", explicó el empleado.

A modo de ejemplo, con la tarjeta Visa o Mastercard, un producto comprado con el plan Ahora 12, tiene una Tasa Nominal Anual (TNA)de 22,17 por ciento y fuera de ese plan (que rige para determinados productos y algunos días a la semana) y pagando también en 12 cuotas, la TNA es de 46 por ciento por ciento. En ambos casos el Costo Financiero Total (CFT) depende de la entidad financiera o emisora del plástico pero oscila entre 5 y 10 puntos porcentuales más.

Comentarios