La ciudad
Sábado 28 de Mayo de 2016

Los comerciantes llevarán sus quejas a la Nación por su imposibilidad de pagar las facturas de luz y gas

A través de la Came, los empresarios locales canalizarán su imposibilidad de hacer frente a las boletas de luz y gas.

Tras los tarifazos en las facturas de la luz, gas, impuestos y alquileres, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) se reunirá con el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, para encontrar una solución a la problemática que desató la crisis entre los comerciantes. "Hay muchas pymes que no tiene espalda para aguantar. Si antes el tema prioritario era la inseguridad hoy le ganó el tarifazo. Ya se siente la caída en las ventas y el cierre de locales", advirtió el titular de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), Ricardo Diab.

El próximo 9 de junio Aranguren recibirá al titular de Came, Osvaldo Cornide, para abordar la problemática de las subas tarifarias. Es por ello que desde ayer, la entidad local ya recibe los reclamos de sus afiliados con el fin de volcarlos en la entrevista con el ministro de Energía.

La Confederación agrupa a 1.570 instituciones de todo el país, mientras que su referencia local, la AER, reúne a 74 cámaras en la que se nuclean comercianes panaderos, plásticos, de indumentaria, hotelero-gastronómicos, supermercadistas, transporte, de fábricas de pastas, madereros, farmacias, ferreterías, y mercados de productores. Además se incluye a la Unión Industrial región Rosario.

"Es imposible afrontar estas tarifas en un contexto de consumo negativo durante los últimos 5 meses consecutivos. No se pueden trasladar a los precios los incrementos que venimos sufriendo de manera compulsiva. Ahora se agrega la luz con subas de hasta el mil por ciento. Esto es una locura", criticó Diab.

El fiel reflejo del impuestazo generalizado ya se siente en las calles. El dirigente recordó que muchos locales que culminaron su alquiler no lo vuelven a renovar. "Han logrado reemplazar la inseguridad como tema más preocupante. Ahora escuchamos casos y casos del impacto de las nuevas boletas de luz y gas. La disminución en las ventas puede ser soportable hasta aguantar la reactivación, pero para muchas pequeñas empresas o comercios sin tanta espalda la ecuación es inviable", apuntó Diab.

En baja. Los datos hablan por sí mismos. Came relevó el volumen de ventas en todo el país y en el cálculo interanual detectó una caída del 2,5 por ciento para enero, 4,5 para febrero, 5,8 para marzo y 6,5 en abril. "En Rosario es muy similar con sectores como electrodomésticos que llegaron al 12 y al 15 por ciento", agregó el titular de la AER.

El histórico dirigente local Elías Soso es el vicepresidente de Came y estará en la reunión con Aranguren. "Tenemos esperanzas, no somos apocalípticos, pero vamos a exigir que se modifique y se reconsidere el esquema tarifario. La propuesta de pagar en cuotas los actuales importes no hace más que amontonar los compromisos para el comerciante. Queremos una estructura gradual en un contexto nacional donde la tendencia es a la pérdida de puestos de trabajo. Estamos diciendo que se encendió la luz anaranjada tirando a rojo", se explayó el empresario textil.

Para concluir sobre las quejas que se escuchan en la ciudad y la región, Soso resumió: "Aumentos de tarifas en simultáneo, salarios bajos, rentabilidad negativa en pymes que no pueden trasladar a los precios el aumento de insumos y la suba de alquileres, y un contexto inflacionario. Los servicios que en la estructura de cualquier empresario era un ítem mínimo se ha transformado en lo fundamental".

A fines de marzo, el gobernador Miguel Lifschitz se entrevistó con el ministro Aranguren para reflejar la preocupación de la Casa Gris frente a las nuevas tarifas de servicios. Trascartón, los hoteleros y gastronómicos tildaron al aumento de la energía como el "golpe de gracia" que deja a la actividad en una encerrona.

En abril, los negocios de cercanía de Rosario registraron una caída de las ventas de alrededor del 20 por ciento en el primer trimestre.

Comentarios