Edición Impresa
Jueves 28 de Febrero de 2013

Los ciclos siempre se cumplen

La derrota de Barcelona frente al Madrid por la Copa del Rey desató una ola de rumores y sentencias ridículas.

La derrota de Barcelona frente al Madrid por la Copa del Rey desató una ola de rumores y sentencias ridículas. Tan insólitas como la sensación que tienen algunos de que el fútbol arrancó con el Barsa de  Guardiola. La exageración parece no tener límites. La argumentación le dio paso al exceso sin ton ni son que sólo desnaturaliza cualquier análisis serio que pretenda enumerar los méritos de la entidad  catalana para ser hoy, 2013, el mejor equipo del mundo. Pero es eso: el mejor equipo del mundo hoy. Puede perder, empatar o ganar. El fútbol no nació con Barcelona ni va a morir con él. Los ciclos empiezan   terminan. Como la Holanda de Rinus Michels o el Milan de Arrigo Sacchi por citar sólo un par de ejemplos emblemáticos. La desproporción es una de los principales componentes del deporte  más popular, pero los encargados de analizarlo deben prescindir de esos abusos que sólo demuestran un muy precario conocimiento del fútbol de todos los tiempos. Ni arrancó con Barcelona, ni se terminó, todavía, un ciclo  extraordinario que tuvo como gestor a Josep Guardiola. Simplemente eso. Un equipo puede perder dos partidos seguidos y hasta ser vapuleado, pero no por eso dejará de ser el mejor de todos. Eso sí. Los  ciclos tienen fecha de vencimiento. El paso del tiempo es inexorable.

Comentarios