Trata de Personas
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Los chicos de Granadero Baigorria que hacen bandera contra la trata

Alumnos de Baigorria visitaron el cementerio de la Zwi Migdal, una organización dedicada a la explotación sexual.

Sobre el pizarrón negro del aula las frases escritas con tiza parecían gritar basta. "Un cuerpo, no un objeto", "De camino a casa quiero ser libre, no valiente" y "Yo no soy un artículo". Después las frases del aula se hicieron bandera y los chicos y chicas de 3º año de la Técnica Nº 550 de Granadero Baigorria plasmaron sobre un lienzo blanco estas consignas que hablan de una problemática tan dolorosa como actual, como es el de la trata de personas con fines de explotación sexual. El tema fue abordado a lo largo del año en talleres realizados en dos secundarias y se completó días atrás con una visita al cementerio israelita de esta localidad, que guarda en sus muros huellas la trata de blancas y del pasado prostibulario de Rosario.

Con respeto y curiosidad, los adolescentes recorrieron a fines de octubre cada rincón de la necrópolis donde están enterrados los miembros de la Zwi Migdal, "una poderosa organización de tratantes de blancas y proxenetas de origen polaco, que funcionó bajo la pantalla de una sociedad de socorros mutuos hasta principios de los años 30", resume Osvaldo Aguirre en su libro La Chicago argentina. En efecto, en el cementerio de Baigorria los rufianes construyeron su propio sitio para dar descanso eterno a sus muertos, luego de que la colectividad judía marginara, precisamente por dedicarse a esta actividad, a "los impuros" de los espacios propios de la comunidad. Además del de Baigorria, los tratantes de Zwi Migdal levantaron un cementerio propio en Avellaneda (Buenos Aires).

Mariana Rossi es docente de los chicos de 3º año de la 550 y una de las profesoras que estuvo a cargo de la recorrida de los alumnos por la necrópolis. Tras relatarles la historia de esta organización de tratantes, invitó a los chicos y chicas a reflexionar sobre el uso de la mujer como objeto y la importancia de construir otras formas de relación entre varones y mujeres. La profesora de historia incluso trazó un paralelo entre la explotación de mujeres por parte de la Zwi Migdal y lo que sucede aún hoy en muchas provincias argentinas, "que siguen con los mismos métodos de captación y con instituciones del Estado que participan o miran para otro lado". "Trabajamos —agrega Rossi— para desarmar construcciones culturales del varón que fomentan la cultura prostibularia".

El cementerio municipal de Baigorria está ubicado en Orsetti al 1300, en el sudoeste de la ciudad y sobre una avenida ancha y de fácil acceso. La calle Felipe Varela bordea su extremo oeste, en paralelo a las vías del tren. Por esa arteria casi oculta se encuentra el portón de hierro oxidado por donde antes se accedía al cementerio israelita. "Ahora hay un barrio pegado después de las vías, pero hasta quince años atrás Baigorria terminaba en el cementerio", cuenta Verónica Caballero, la administradora de la necrópolis que hoy sólo se abre ante visitas de investigadores o universitarios. Esta fue la primera vez que secundarios de la localidad visitaban el cementerio de la Sociedad de Socorros Mutuos. Días después de esta visita realizaron una similar los chicos de la secundaria Nº 422, donde Rossi también trabajó el tema, esta vez, con los de 2º año.

trata5.jpg
Loa chicos visitaron con curiosidad la necrópolis.
Loa chicos visitaron con curiosidad la necrópolis.
trata7.jpg
Los chicos tomaron registro de lo que vieron.
Los chicos tomaron registro de lo que vieron.


El engaño

A lo largo de la visita los chicos querían saberlo todo. Desde las leyendas de las lápidas escritas en muchos casos en idish hasta por qué en lugar de flores varias tumbas tenían encima pequeños montículos de piedra. Hernán Allo, también profesor de la escuela, contestaba esas inquietudes de los adolescentes y los invitaba a registrar con los celulares cada detalle del lugar, a fin de trabajar luego en el aula en una campaña contra la trata.

Cerca del portón del cementerio, Cielo Rombo, una de las estudiantes de la técnica, tomó entre sus manos una bandera negra con la leyenda "No a la trata", que hizo junto a su compañera Verónica Osorio. "Además de la frase le pintamos unas manos para decir basta", cuenta Cielo. Dice que lo que más lamenta es que "muchas mujeres para ayudar a las familias y salir adelante buscan cualquier trabajo que les ofrecen en la calle y al final resulta que no es lo que les dijeron. Después terminan siendo prostituidas y las familias buscándolas". El engaño, junto al traslado, es una de las características más recurrentes de este delito. Verónica apunta que otra de las trampas más frecuentes está vinculada a falsas promesas de casamiento por parte de sujetos que, luego de sacar a las mujeres de su entorno, las terminan explotando sexualmente. Otro de los alumnos, Agustín Moreira, agrega que en clase también aprendieron cómo a muchas mujeres las someten bajo la amenaza de causarles daño a sus familiares.

trata8.jpg
Los profesores evacuaron las dudas de los alumnos.
Los profesores evacuaron las dudas de los alumnos.
trata9.jpg
Los profesores evacuaron las dudas de los alumnos.
Los profesores evacuaron las dudas de los alumnos.


Trabajo a conciencia

A la hora de explorar los rincones del cementerio de la Zwi Migdal, la curiosidad se refleja en los rostros adolescentes de los alumnos de la 550. "No sabíamos que esto existía, por eso está bueno conocer algo nuevo", confiesan casi a coro Valentina Ortiz y Ximena Pérez, alumnas de 3º año de esta escuela. A su lado, Lucía Demarre dice que "algo sabía", pero que todas formas es impactante poder entrar por primer a vez a un sitio que forma parte de la historia de la ciudad. Valentina hace foco en cómo la división social se ve en la disposición de los sepulcros. Y no es un dato menor.

El predio donde se encuentran las tumbas está separado en dos por una angosta callecita bordeada con cipreses. De un lado del cementerio, las tumbas más suntuosas, con lápidas confeccionadas por finos y oscuros materiales: allí están los hombres, los proxenetas de la Zwi Migdal. De otro lado de la calle las mujeres, las madamas y pupilas. Un poco más alejadas y casi escondidas contra el muro del fondo hay fosas sin identificar que, se presume, podrían ser de las mujeres prostituidas más pobres. La segregación por género y estrato social, presente incluso entre los muertos.

trata3.jpg
Una calle y una hilera de cipreses divide el cementerio.
Una calle y una hilera de cipreses divide el cementerio.


"Sabemos que hay muchas chicas de nuestra edad que sufren la trata, por eso está bueno hablar de esto en la escuela", recomienda Valentina. Ximena recuerda que en clases, a modo de meterse en tema para la visita, revisaron distintos textos y vieron videos sobre el caso de Marita Verón y el de Alika Kinan, una chica cordobesa rescatada de las redes de trata en 2012 durante un allanamiento en una whiskería de Tierra del Fuego.

"El engaño, el traslado y la amenaza a los familiares son de las características más recurrentes del delito de trata"

Durante la jornada, la profesora Mariana Rossi hizo hincapié en la ley de trata y de asistencia a las víctimas, sancionada en 2008 y con su modificación en 2012, que eliminó la figura del consentimiento y exigió que las condenas sean de cumplimiento efectivo. Desde la sanción de la ley hace 8 años, casi diez mil mujeres fueron rescatadas de las redes de trata y una de cada diez son menores de edad. Casi la mitad de las rescatadas (el 48 por ciento) son por trata con fines de explotación sexual. Según un informe elaborado por la Procuradoría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Rosario es una de las cinco ciudades con más sentencias condenatorias del país por este delito.

trata10.jpg
Por primera vez una escuela secundaria visito el cementerio de la Zwi Migdal.
Por primera vez una escuela secundaria visito el cementerio de la Zwi Migdal.
trata6.jpg
La vice Julia Calvo dialogando con los alumnos.
La vice Julia Calvo dialogando con los alumnos.


Para concientizar a las nuevas generaciones
La visita al cementerio israelita fue unos de los últimos eslabones de un largo trabajo de ambas escuelas de Baigorria, que desarrollan distintos proyectos vinculados con los derechos humanos. "Las sociedades cambian pero lamentablemente muchas cosas siguen igual en el trato a las mujeres", reflexiona Julia Calvo, vicedirectora de la 550.
Tras abordar el tema en el aula, los chicos escucharon atentos cada palabra de los docentes y luego se dispusieron a sacar fotos y a filmar con sus celulares los sepulcros de quienes, a principios del siglo pasado, formaron parte de la Zwi Migdal. Con esos registros deberán armar videos para una campaña de concientización contra la trata y la explotación sexual, además del desaliento al "consumo" de la prostitución.
"Sabemos que hay muchas chicas de nuestra edad que sufren la trata, por eso está bueno hablar de esto en la escuela"
Adrián Godoy es uno de los alumnos de la 550 y el día de la actividad llevó junto a sus compañeros una bandera con la frase #NoALaTrata. Dice que es necesario que estos temas se aborden con los adolescentes, no sólo para conocer un lugar que forma parte del pasado de la región, sino por lo que sufren las mujeres en la actualidad. "En la última marcha del #NiUnaMenos participé en Rosario y estaría bueno que más gente vaya. Todos tenemos derechos y la mujer obviamente tiene derecho a elegir lo que quiere hacer", reflexiona.
trata1.jpg
Los chicos y chicas llevaron las banderas que realizaron en clase.
Los chicos y chicas llevaron las banderas que realizaron en clase.
trata2.jpg
Los chicos y chicas llevaron las banderas que realizaron en clase.
Los chicos y chicas llevaron las banderas que realizaron en clase.

El debate en la ley de educación sexual

La trata de personas es uno de los principales temas incluidos en la ley de Educación Sexual Integral (ESI). Desde que se aprobó esta norma (26.150), hace diez años, se han producido valiosos materiales para acompañar el desarrollo de ese y demás contenidos. En uno de los Cuadernos de ESI (Para la educación secundaria II, de 2012) se define a la trata de personas como formas actuales de esclavitud y vulneración de derechos. Y se la asocia con todas las manifestaciones de explotación, desde "reducir o mantener a una persona en condiciones de esclavitud o servidumbre; obligar a realizar trabajos o servicios forzados; forzar al matrimonio o a cualquier unión de hecho; promover, facilitar o comercializar la prostitución ajena, la pornografía infantil, hasta la extracción forzada o ilegítima de órganos, fluidos o tejidos humanos".

La ESI invita a trabajar sobre la trata de personas desde una perspectiva de derecho y de protección de una problemática que afecta en especial a mujeres, niñas, niños y adolescentes. "La escuela secundaria es un espacio propicio para analizar todas las dimensiones implicadas en este delito, y desarrollar un pensamiento crítico que interrogue los supuestos subyacentes en los discursos y prácticas sociales que aún lo sostienen", se analiza en el material de acompañamiento (*).

Citan como ejemplos, que "poder reflexionar sobre las formas de explotación sexual y la trata implica poner en entredicho también una cierta mirada sobre la sexualidad y el lugar de las mujeres, de los hombres, de sus cuerpos y de las relaciones de poder de género en nuestra sociedad".

Desde el Programa de ESI se define a la escuela como "uno de los pilares protectores de la niñez, ya que forma y educa a los y las adolescentes acerca de sus derechos y de su posible vulneración, vinculados en este caso a las conductas criminales de trata de personas".

Así, la ESI asigna un lugar privilegiado a los docentes en la difusión de estos temas y en el rol de prevención y detección de posibles situaciones de abuso sexual, maltrato, explotación sexual y todas las formas de violencia que atentan contra la integridad de los estudiantes. Un primer paso —señalan los materiales de la ESI— es conocer el alcance de los derechos a una educación plena.

(*) Cuadernos de ESI, del Ministerio de Educación de la Nación. Se encuentran disponibles en internet.

trata11.jpeg
La secundaria, un espacio propicio para prevenir el delito de trata.
La secundaria, un espacio propicio para prevenir el delito de trata.


Para seguir viendo.

  • Testimonio de Alika Kinan, sobreviviente del delito de trata, para Canal Encuentro.

Alika Kinan


  • Testimonios de sobrevivientes de la trata para el documetal transmedia "Mujeres en venta", de la UNR.
Mujeres en venta

Comentarios