Edición Impresa
Domingo 14 de Diciembre de 2014

Los aumentos de fin de año que llegan con Papá Noel

El cierre de esta semana en el filo del año no pasará desapercibido. Fueron siete días intensos donde, otra vez se habló en Rosario casi exclusivamente de aumentos

El cierre de esta semana en el filo del año no pasará desapercibido. Fueron siete días intensos donde, otra vez se habló en Rosario casi exclusivamente de aumentos. Es cierto, venían gestándose, pero empezaron finalmente a hacerse realidad.

A esta altura ya es un hecho la suba de la tasa general del inmuebles (TGI) en un 29 por ciento y en sintonía con un fuerte incremento del Drei a los grandes contribuyentes. Sin embargo, en medio del calor y la humedad que ya empezaron a sentirse, cayó un baldazo de agua fría. Paradójicamente, el menos esperado y deseado: el gobierno provincial desayunó a los santafesinos con una suba en la tarifa de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) de un 27 por ciento.

Más allá de los argumentos en todos los casos, si hay algo que crispa los ánimos de los ciudadanos son precisamente estas ampliaciones que, para colmo, vinieron como el peor regalo de Papá Noel. Y, quizás con mayor previsión, al menos pudo haberse evitado anunciar ahora alguna de ellas.

En la Casa Gris no tuvieron la cintura necesaria para dar a conocer la suba en las boletas de la EPE justo en días en que vecinos de distintas zonas de la ciudad empiezan a denunciar los clásicos cortes de la época estival. Es cierto, se iniciaron las obras de mejoramiento de redes, pero las autoridades de la empresa admitieron que, de todos modos, aunque dicen que más breves, las interrupciones del fluido no podrán evitarse. Para colmo, el presidente de la comisión de Obras y Servicios Públicos de la Cámara de Diputados santafesina, Mario Lacava, advirtió el viernes que pese a los aumentos tarifarios, en el verano "volverán los cortes programados y preventivos": un dato que hasta ahora no se había dado a conocer oficialmente.

Con todo, y apelando al esfuerzo, los rosarinos ya están festejando el cierre de 2014. El sector comercial gastronómico se esperanza con una mejora de los ingresos. Se nota la afluencia de público en las zonas de bares y restaurantes, como la híperconcurrida Pichincha. Más allá de los precios potenciados por la inflación, cerca de allí hubo una buena: la posibilidad de estacionar en ambas manos a lo largo de 13 calles, tal como lo implementó la Municipalidad, aunque no sin contratiempos. Los responsables del área de Movilidad tuvieron que cambiar los carteles indicativos a horas de la entrada en vigencia de la medida. Se enteraron al hablar con La Capital de que los que ya habían colocado tenían días y horarios completamente equivocados. Nadie los había controlado en el apuro por instalarlos.

En efecto, eso es lo que tiene el Ejecutivo con vistas a culminar 2014 respecto de la suba del boleto: apuro. No obstante, se supo que fue el mismo oficialismo el que buscó estirar al decisión para luego de la semana que hoy termina. Quisieron evitar las consecuencias de sacar dos aumentos paralelos (con la TGI).

El alza en el transporte será de difícil acuerdo. El último despacho de la comisión de Servicios Públicos marca un norte de 5 pesos para la tarifa. Un número que desvela a propios y extraños en un ámbito de discusión más caliente que las primeras temperaturas de este diciembre de subas.

Comentarios