La ciudad
Sábado 01 de Octubre de 2016

Los after en Rosario, un negocio rentable de puntos oscuros para evitar controles

Los realizadores de este tipo de "fiestas" buscan nuevas fórmulas para poder continuar lucrando en un rubro que deja muy buenos dividendos.

El redituable negocio de los after en Rosario va cambiando de rostro de acuerdo a una serie de variables que condicionan su funcionamiento. Todo tiene un denominador común: la falta de una legislación que contemple al negocio con normas claras.
Personas que nada tienen que ver con el rubro aparecen como titulares de reconocidos bares; peloteros que mágicamente se convierten en escenarios de fiestas interminables, lugares sin habilitación y tergiversación de rubros, todo está a la orden del día.
La regularización de la nocturnidad es una problemática que se complejiza no sólo por la participación de actores relacionados con el delito y el mundo de las drogas, sino producto también de los cambios de hábitos de consumo y la irrupción de las redes sociales.
Lo cierto es que varios de los promotores de after mutaron el negocio hacia modalidades más invisibles al control.
Voces, análisis y números de la movida de la noche rosarina, todo en la nota completa de la edición de mañana en La Capital.

Comentarios