Policiales
Domingo 10 de Julio de 2016

Los absolvieron tras ser condenados por un crimen perpetrado en Nuevo Alberdi

Al revisar el fallo, los jueces Carina Lurati, Georgina Depetris y Guillermo Llaudet dieron por probado que uno de los acusados estaba trabajando cuando ocurrrió el hecho.

La Cámara Penal absolvió a dos muchachos que habían sido condenados como autores del crimen de Jeremías Franco Cisneros, un joven de 18 años que cuatro años atrás recibió dos balazos disparados por motociclistas que pasaron frente a su casa de Nuevo Alberdi.

Al revisar el fallo, los jueces Carina Lurati, Georgina Depetris y Guillermo Llaudet dieron por probado que uno de los acusados estaba trabajando cuando ocurrrió el hecho. Se trata de Mauricio Pereyra, de 23 años, quien el 25 de noviembre pasado fue penado por el juez Ismael Manfrin a 11 años y medio de cárcel por homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego y abuso de arma en calidad de partícipe necesario, pero ahora recuperó la libertad.

El otro acusado, Rubén Darío Coria, había recibido una condena a 15 años y medio como autor de homicidio simple agravado por uso de arma de fuego y abuso de armas. Y aunque no hallaron pruebas en su contra, continuará detenido a raíz de una condena por otra causa por portación ilegal de armas.

Cisneros fue ejecutado cerca de las 20 del 23 de marzo de 2012 frente a una casa de Pasaje 1348 al 3000, en el noroeste de la ciudad. El joven estaba lustrando una pickup Ford F100 cuando, según la reconstrucción del caso, aparecieron dos hombres en una moto y abrieron fuego.

Cisneros recibió dos balazos, uno en el brazo izquierdo y otro en el hombro, y cayó malherido Lo trasladaron en un auto particular al hospital Alberdi, pero se descompensó y falleció.

Contradicciones. El abogado defensor de Pereyra, Ignacio Carbone, enfatizó en su alegato las contradicciones de los diferentes dichos de Noel, el hermano del joven asesinado, con relación a cómo ocurrió el hecho. "En la primera declaración indicó que le dijeron que había tirado Coria. Luego se desdijo. Y en la segunda y tercera declaración sostuvo que él vio a Coria", indicó.

En ese sentido, el abogado agregó: "El comisario Tobaja (entonces jefe de la subcomisaría 2ª) afirmó que esos chicos (los acusados) fueron sindicados por vecinos y obligó a traer (a la seccional) a las personas que los vieron y preguntarles si fulano de tal manejaba la moto y si el otro disparó el arma. Lo que llama la atención es que el comisario les dijera a los vecinos que uno de los dos manejaba la moto y el otro habría disparado. El policía le sugirió a Cisneros quién había sido y que los testigos iban a decir lo mismo", sostuvo el letrado.

Por su parte los abogados defensores de Coria, Adrián Ruiz y José Ferrara, plantearon que el hermano del joven asesinado no brindó ningún nombre de los agresores pero luego los familiares de la víctima indicaron que su cliente había estado presente. "Cisneros aclaró que mientras estaba lavando el guardabarro (de la camioneta) su hermano salió de su casa para ayudarlo. En ese momento, dos hombres que se desplazaban en una moto aparecieron y antes de llegar al lugar el acompañante del conductor disparó un balazo que le dio en la pierna a su hermano. Continuaron la marcha y (el agresor) disparó tres tiros que dieron en el blanco. Noel Cisneros dijo que los balazos fueron disparados con una pistola 9 milímetros, pero la médica forense Alicia Cadierno señaló que los proyectiles no pertenecen a ese calibre", sostuvo Ruiz.

Rumor. Para fundamentar el fallo, la camarista Carina Luratti sostuvo que el "nombre de Pereyra como posible conductor de la moto desde la que el acompañante disparó a los hermanos Cisneros recién apareció en la declaración que Noel hizo el 30 de marzo en la subcomisaría 2ª".

La camarista recordó los dichos del hermano de la víctima. "El día del crimen estaba en la puerta de mi casa con Franco puliendo una pickup y llegaron dos hombres en una moto. Mi hermano salió de la casa y me dijo «ahí vienen los giles». Vi que eran dos en moto y le grité que se tirara al piso mientras escuché varias detonaciones. Fueron tres disparos, me agaché y tiraron otros tiros. Uno pegó en la pickup. Mi hermano me dijo «me dieron» y entró a la casa", relató el testigo, que identificó a "Colita" Coria como el que disparó y el que esa mañana le quiso robar un carro a su hermano.

"Asistimos a uno de esos casos —sostuvo la jueza— en los que se construye una realidad desde el rumor. Porque no es posible establecer con certeza que alguna persona haya visto a Pereyra en el lugar. Apenas ocurrido el hecho, Noel Cisneros dijo que reconoció a Coria. Pero cuando declaró a los siete días comentó que su hermano le había contado que Coria y Mauricio Pereyra le habían querido robar el carro y lo habían amenazado. Estaban (el día del crimen) en la calle y su hermano le dijo «ahí vienen» haciendo alusión a los que le habían querido robar el carro".

Comentarios