Cartas de lectores
Jueves 20 de Octubre de 2016

Lo siento, soy pesimista

Lamento decirles que esta crisis no la arregla nadie. Sí, soy pesimista, creo que nada de lo que estamos viviendo va a cambiar. Y no estoy solo, somos muchos los que pensamos que esta realidad no sólo no tiene remedio, sino que va a empeorar con el tiempo. Se está gestando entre nosotros un movimiento pesimista y, la verdad, hasta se está poniendo de moda. Aparecen libros, películas, series de TV, periódicos, programas de radio que gritan al mundo que la esperanza de una sociedad mejor se está apagando de a poco. Y como pesimistas, tenemos derechos. Cada vez somos más, sabemos que uniéndonos vamos a reclamar esos derechos que nos corresponden. Porque algunos nos quieren engañar diciendo que lo nuestro no es normal, que es una enfermedad, una desviación. Que somos unos loquitos que queremos llamar la atención. Pero tenemos la firme convicción de sentirnos plenos así, que nacimos diferentes a todos y vamos a lograr que nos respeten. Debemos mostrarnos tal cual somos y exigir un tratamiento especial para nosotros en el trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en la política, reclamando planes desarrollados a nuestra medida para vivir este pesimismo de la forma más digna posible, con leyes y acciones de gobierno que alejen toda discriminación y logren una mirada acogedora y paciente de los demás. Vamos a hacer respetar nuestra naturaleza, se debe armar una agenda acorde a las necesidades de esta inmensa masa de gente que siente que todas las batallas están perdidas, menos la de conquistar el lugar que nos merecemos. Los pesimistas haremos un encuentro nacional para juntarnos, pensarnos y debatir ideas, para empoderarnos, para salir a la calle a marchar, haciéndonos sentir, rompiendo y pintando todo, para que el mundo hable de nosotros y si es necesario, organizaremos un paro nacional para visibilizarnos. Vamos a conquistar nuestro espacio, armaremos la revolución pesimista.

Gabriel Campero


Comentarios