Edición Impresa
Sábado 30 de Abril de 2016

"Lo que vale es el intento por aprender"

"Yo nunca resolví los problemas de geometría. Pero me esforzaba por hacerlos”.

Empecé a prepararme para la olimpíada matemática en abril de 2015, en mi primer año de secundaria. Repartieron la evaluación escolar en la escuela, la aprobé y ahí comenzó una de las etapas más lindas de mi vida. Lo hacia por diversión. La institución, sede de la etapa interescolar, siempre brindó todo su apoyo a mis compañeras y a mí.

Nos brindaron una profesora que nos entrene y ayude, pero sobre todo nos hicieron saber que nosotras ya éramos ganadoras por participar. Bajo ningún punto nos presionaron. Hicieron que las olimpíadas además de ser tal cosa fueran algo hermoso para cada una de nosotras.

No hace falta ser una excelencia en matemática. Simplemente es cuestión de ganas, perseverancia, actitud y esfuerzo.

Yo nunca resolví los problemas de geometría. Pero tenía más facilidad en los problemas de ingenio y probabilidad. Eso no quiere decir que no me esforzaba en hacerlos, los hacía mal, pero lo que importaba era el intento.

No participé para ganar. Lo hice para divertirme, aprender y experimentar. Pero me llevé más que eso. Me llevé un recuerdo y enseñanza hermosa: "Vos podés, no importa que esté bien o mal, sos ganadora igual".

Todo se logra si uno se lo propone. No a la primera, ni a la cuarta, pero tarde o temprano si sos perseverante todo se logra.

Llegué a la instancia provincial pero sin el apoyo de mis profesoras y directora (tanto emocional como técnico) hubiera sido imposible. Me enseñaron que debés hacer las cosas cuando te gustan. Dar todo por tus metas. Creer y hacer las cosas por vos misma. La plata, el domicilio, los problemas nunca deben ser tan importantes como para impedir que cumplas tus sueños y objetivos.

Comentarios