Educación
Sábado 26 de Noviembre de 2016

Lo que posibilita una vida buena

Hay preguntas que iluminan el pensamiento y la razón, que invitan a interrogarse sobre las pequeñas y simples cosas que constituyen lo esencial de la vida.

Hay preguntas que iluminan el pensamiento y la razón, que invitan a interrogarse sobre las pequeñas y simples cosas que constituyen lo esencial de la vida. Ese tipo de interrogantes son los que comparten mujeres como Yayo Herrero López, licenciada en antropología social y cultural, educadora social e ingeniera técnica agrícola y con un abultado currículum laboral en la Universidad de Madrid, en la Cátedra Unesco de Educación Ambiental y en reconocidas organizaciones socioambientales de España, como Ecologistas en Acción y la Fundación Hogar del Empleado.

Herrero invita a pensar y cuestionar los pilares del sistema capitalista que rige en nuestra vida y el andamiaje cultural que lo sostiene. A partir de esa mirada, donde entran en diálogo la economía ecológica con la economía feminista, formula preguntas que apuntan a construir y diseñar transiciones hacia otras formas de vida sostenibles para todos los seres del planeta.

Es así como nos invita a pensar ¿Cómo se sostiene la vida? Según Herrero la vida humana posee dos insoslayables dependencias: la que cada persona tiene de la naturaleza y la que tiene de otras personas.

"La revisión de esquemas mentales con los que actuamos en el mundo es fundamental para reubicarnos como especie en el planeta" / @yayo_herrero

Los seres humanos somos seres ecodependientes porque obtenemos de la naturaleza lo que precisamos para estar vivos, piénsese en el alimento, agua, energía, aire, minerales, entre otros. Además, somos seres interdependientes, porque desde que nuestra madre nos pare hasta que morimos, dependemos física y emocionalmente del tiempo que otras personas nos dan. Somos seres encarnados en cuerpos vulnerables que enferman y envejecen, que son contingentes y finitos. Las personas no podríamos sobrevivir si no fuese porque otras -mayoritariamente mujeres- dedican tiempo y energía a cuidar de nuestros cuerpos.

El sistema capitalista hasta la actualidad se ha desarrollado negando e invisibilizando ambas dependencias lo que contribuyó a alimentar el mito del crecimiento indefinido y la fantasía de la individualidad. "La revisión de esquemas mentales con los que comprendemos y actuamos en el mundo es tarea fundamental para poder reubicarnos como especie dentro del planeta y establecer otras relaciones diferentes que permitan situar el bienestar de las personas en equidad como prioridad social", dice Yayo Herrero. Cambiar el foco de interés desde el dinero hacia lo que posibilita una vida buena es su convite.


Comentarios