Ovación
Domingo 14 de Agosto de 2016

Lo que no pudo desde el juego, lo logró desde el laboratorio

Si por las vías convencionales la cosa no va, cualquier atajo sirve. Ni hablar si lo que llega es producto de una jugaba elaborada. Corría el minuto 3 del complemento cuando Montoya se paró frente a la pelota para ejecutar el tiro libre. Dentro del área, la muchedumbre. El perfil era el ideal para que el chaqueño le diera al arco. Pero no. La jugó rasante, Musto amortiguó el disparó y pese a que la jugada se ensució un poco, la pelota le quedó servida a Ruben para definiera contra el palo derecho. "¿Te gustó? Sirve", le dijo Coudet a un periodista cuando fue consultado sobre el tema. ¿Quién debía cargar con el mayor mérito? Para el Chacho, "más Musto que Ruben. Siempre le damos el mérito a Marco, así que esta vez se lo vamos a dar a Musto".

Ante Sud América la cosa fue distinta respecto a amistosos anteriores. Al menos desde el ritmo que Central intentó meterle al juego. La intención fue clara respecto a la presión lo más arriba posible, en bloque. Tal vez eso haya provocado, al menos en el arranque, que al equipo le faltara algo de juego. Porque Montoya estuvo movedizo y rápido, porque a Camacho se lo vio con participación activa, pero las asociaciones estuvieron ausentes. Conclusión: muchos pelotazos largos para que Ruben y Herrera la aguantaran y a partir de allí intentar en la segunda jugada. Una apuesta a la que Central no está acostumbrado.

Pero de a poco el auriazul se fue acomodando. Marcando los destinos del partido, aunque sin que la superioridad se tradujera en ocasiones claras de gol. Hubo una buena combinación, a los 50 segundos, entre Herrera, Ruben y Camacho, que terminó con un pase por derecha para Montoya y un remate desviado.

Sud América respondió a los 5' con un cabezazo de Brito, de pique al suelo, que Fernández sacó también de cabeza sobre la línea. Esa, y un remate desviado de Vega (16') fue todo lo que propuso el equipo uruguayo en un primer tiempo en el que Fernández metió una volea que se fue desviada (19') y un cabezazo de Menosse que dio en el travesaño y picó en la línea (39'). El gol tempranero de Ruben en el complemento comenzó a dejar de lado esa mínima adrenalina que hubiese existido. Central ya estaba arriba y Coudet rápidamente comenzó a mover el banco.

El equipo canalla ya lucía más ordenado e incisivo, con una resistencia todavía escasa por parte de Sud América. Ya con Lo Celso y Delgado en cancha, Central tuvo mayor control del balón y un manejo de los tiempos mucho más aceitado. Fue lo que le permitió llegar más y mejor al arco uruguayo.

Primero fue Lo Celso con un remate desde afuera (23'), a los 35' Montoya tuvo todo para hacerle un agujero a la red, pero optó por el pase atrás hacia Ruben y el capitán falló en el mano a mano sobre los 38'. Después, algo de tiempo para los ingresos de Martínez y los pibes Ojeda y Alfani. Y con eso el final de un partido en el que el 1 a 0 pasó a un segundo plano. Lo primordial fue el ritmo con el que el equipo del Chacho empezó a familiarizarse.

Comentarios