Policiales
Jueves 12 de Enero de 2017

Lo mataron a golpes y puñaladas por reclamar una bicicleta robada

Claudio Berón

"Al Aquiles lo mató «Carita de oveja»" dice una vecina del asentamiento de San Martín al 7000, en el sur de la ciudad, y todos saben de que habla. Del crimen de Aquiles Osvaldo Carranza, un joven de 25 años al que le robaron la bicicleta en la villa que se erige detrás de la avenida de Circunvalación y a quien, cuando fue a reclamarla, varios familiares del supuesto ladrón lo tomaron golpes y cuchilladas hasta quitarle la vida. Según cuentan en esa zona de Rosario, "«Carita de oveja» y sus parientes lo rodearon y hasta con una hacha le dieron. Llamamos a la ambulancia y a la policía y no vinieron".

Aquiles trabajaba en una cooperativa que contrata el municipio de Rosario para hacer zanjeo en diferentes barrios y en los últimos días lo hacía en ese asentamiento del extremo sur de la ciudad dond él mismo residía. La mañana del martes a Aquiles le robaron la bicicleta y cuando le reclamó a los ladrones que se la devuelvan le dijeron que fuera pasada la medianoche a la esquina de San Martín y pasaje León, a la altura del 7000 de la avenida que cruza todo el sur rosarino y se mete en Villa Gobernador Gálvez.

A la hora en punto

Aquiles, un joven que era alto y flacucho, no se asustó por el lugar y el horario y fue acompañado por Carlos Sebastián K., un compañero de la cooperativa. Cuando llegaron a la esquina no había nadie y entonces se acercaron a una casa de San Martín al 7000 donde vive el sospechoso con su familia. A ellos le pidieron la bicicleta y en ese momento salieron de la casa "varias personas", según los vecinos. Entre ellos "Carita de oveja".

"Le dijeron que no le daban nada y Aquiles se enojó. Era un pibe como nosotros, que no tenía nada, y el ladrón lo encaró con un cuchillo. Lo rodearon como veinte personas y le empezaron a pegar y a pegar. Uno le daba hasta con un hacha", contaron vecinos.

Carlos K. "picó como loco", dijo un muchacho, en tanto los otros le seguían pegando a Aquiles. Los gritos alertaron a toda la cuadra, un pasillo en el que entra apretado un carro y que se pierde entre los pasajes linderos. Los vecinos defendieron a la víctima: "Lo dejaron tirado y yo lo levanté y lo llevamos al hospital. Pobrecito, se ahogaba y preguntaba por su hijita", contó un muchacho de la barriada.

Ayudó a muchos

Aquiles llegó al barrio hace tres meses y los vecinos lo estimaban. Estaba en pareja con una chica y era padre de una nena. En ese pasillo ancho abundan los caballos de tiro, las zanjas y las casillas míseras. "Este chico nos sacaba la bosta, nos hizo zanjas y a los que lo mataron hasta los ayudó con arena y cal", contó otra vecina que sumó: "Lo queríamos mucho al pibe".

Del sospechoso cuentan pestes: "La familia dice que ellos son evangélicos, pero cuidan a «Carita de oveja» que es un ladrón y un asesino. Te roba desde una camiseta que dejás colgada hasta el pasto del caballo, celulares, plata, lo que sea. Cuando la gente de barrio Las Flores hace los piquetes por los cortes de luz o lo que sea, este tipo y otro más son los que rompen las ventanillas de los autos que quedan esperando y roban las carteras. Los colectivos no quieren pasar por acá, por San Martín, por que también les roba. Queremos que se vayan él y la familia", dicen enfurecidos los habitantes del humilde barrio. A última hora de ayer la Policía de Investigaciones y la fiscal Marisol Fabbro trataban de dar con los sopechosos del crimen.

Comentarios