Policiales
Lunes 13 de Junio de 2016

Lo matan cuando estaba en la puerta de su casa

Brian David Arena fue asesinado ayer a la madrugada por dos hombres que le dispararon desde una moto. Se ignora el porqué

Un muchacho de 20 años fue asesinado de un balazo ayer a la madrugada cuando estaba frente a su precaria vivienda en un humilde sector de barrio Empalme Graneros. Una fuente policial señaló que la víctima fue atacada por dos hombres que circulaban en una moto. Al cierre de esta edición, los investigadores no habían determinado fehacientemente el móvil del crimen, pero presumían que se trató de una venganza.

Brian David Arena tenía 20 años. Vivía con su esposa y sus dos hijos —un nene de un año y medio, y una beba de seis meses— en una casilla de chapa y madera en Cullen al 1400 bis (Génova al 6300). Sus familiares le dijeron a la policía que el joven, que se ganaba la vida como cartonero, no tenía conflictos con nadie y por ello ignoraban los motivos de su crimen.

Según la reconstrucción preliminar del suceso, pasadas las 5 de ayer Arena estaba en la puerta de su casa escuchando música cuando aparecieron en escena dos hombres en una moto. El conductor del rodado frenó con brusquedad frente a la vivienda y entonces el acompañante abrió fuego. Uno de los varios disparos atravesó la cabeza de Arena que cayó agonizante. Un vecino cargó en su auto al joven para llevarlo hasta el hospital Alberdi, pero Brian murió en el camino.

Pobreza. La villa Cullen, como se conoce al asentamiento donde mataron a Arena, despliega un racimo de modestas casas de material y pasillos donde se levantan numerosas casillas con techo de cinc. En Cullen al 1400 bis la calle es de tierra, pero antes de desembocar en la villa, desde Génova hacia el sur, tiene un improvisado pavimento mezclado con algo de tierra. Carros de cirujeo y restos de basura bordeados por zanjas a cielo abierto inundadas con agua servida completan el paisaje. Toda una postal de la pobreza en la que viven numerosas personas en esa barriada del noroeste de la ciudad, a unas cuatro cuadras de la Escuela Nº 1.319 "José Ortolani".

Cerca de las 5.30 de ayer, algunos vecinos hallaron a Brian tirado en la calle en medio de un charco de sangre. Sin embargo, nadie dijo haber visto a los agresores. Al menos es lo que, según fuentes policiales, les dijeron a los efectivos de la comisaría 20ª que llegaron al lugar. "Hasta ahora no hay testigos del hecho porque ninguno de los vecinos presenció la escena", señaló un oficial de dicha seccional.

Ayer al mediodía varios vecinos caminaban por la calle y otros estaban en la puerta de sus casas. Todos parecían saber lo que había ocurrido, pero todos dijeron ignorarlo. En una humilde vivienda de material un hombre hacía un asado frente a una improvisada parrilla mientras sus parientes esperaban comerlo al aire libre sentados a una mesa. Ante el llamado del cronista de LaCapital una mujer cuarentona se asomó a la calle. "No sé nada. Recién me estoy enterando por ustedes", fue lo único que comentó.

Hasta anoche no había sospechosos detenidos por el crimen. El caso es investigado por el fiscal de Homicidios Rafael Coria. El vocero consultado indicó que en el sitio del hecho no fueron encontrados plomos ni vainas servidas.

Comentarios