Policiales
Lunes 22 de Agosto de 2016

Lo hallan asesinado de un balazo en su casilla

Un hombre de 50 años fue hallado asesinado de un balazo en una humilde vivienda de un asentamiento precario ubicado en el extremo sur de la ciudad. Al cierre de esta edición los investigadores judiciales y policiales no habían determinado en forma fehaciente la motivación del homicidio ni tampoco habían localizado al agresor.

Un hombre de 50 años fue hallado asesinado de un balazo en una humilde vivienda de un asentamiento precario ubicado en el extremo sur de la ciudad. Al cierre de esta edición los investigadores judiciales y policiales no habían determinado en forma fehaciente la motivación del homicidio ni tampoco habían localizado al agresor.

Una fuente judicial señaló que alrededor de las 9 de ayer el cuerpo sin vida de Antonio Emilio Gauna fue hallado por vecinos en una precaria vivienda situada en San Martín al 7500, una zona con descampados en los que se levantan casillas de chapa y algunas de material bordeadas por restos de basura.

En un primer momento, los investigadores presumieron que el hombre de 50 años había muerto a raíz de una dolencia, pero luego se enteraron de que había recibido un balazo en la garganta.

"Aparentemente se le quisieron meter en la casa porque la puerta de chapa estaba levantada desde afuera en la parte inferior. La puerta tenía candado desde adentro y se presume que le dispararon desde el lugar donde estaba levantada la chapa", explicó un vocero de la fiscalía de Homicidios.

Sin testigos. El portavoz consultado indicó que hasta anoche no se habían localizado a testigos que hayan presenciado la escena del hecho, pero algunos vecinos dijeron que escucharon una detonación a la 1 de ayer.

"No se encontraron vainas servidas, pero se presume que quien disparó el balazo mortal utilizó un revólver", explicó el vocero judicial.

En el mediodía de ayer un cronista de LaCapital acudió a la escena del hecho para conocer detalles, pero los vecinos consultados indicaron que ignoraban lo que había ocurrido. "No sabemos lo que pasó, pero acá se escuchan tiros todos los días", coincidían en apuntar un hombre cuarentón y un muchacho veinteañero.

Comentarios