Central
Miércoles 17 de Agosto de 2016

Lo Celso apuesta todo al tiempo que le queda en Arroyito

Al joven enganche no le afecta el traspié en Río de Janeiro ni lo desenfoca el futuro en Europa.

La experiencia a nivel selección ya forma parte del currículum, pero el semestre que se avecina es lo que lo mantiene expectante. La posibilidad de integrar un tridente ofensivo con Teófilo Gutiérrez y Marco Ruben lo tiene ahí, con una enorme ilusión, pero lo que comenzará en poco más de diez días hace que el foco lo calibre a nivel grupal. Hasta el paso que dará a fin de año al fútbol francés lo encuentra con los pies sobre la tierra. Hoy lo que más quiere es fortalecerse como jugador y desde su lugar aportar lo máximo. En medio de ese mar de sensaciones se mueve hoy Giovani Lo Celso, un jugador al que lo ponen contento algunas cosas que ya forman parte del pasado y lo motivan algunas otras que vienen de la mano con el futuro. Pero el presente puede mucho más para el enganche canalla. Es este semestre lo que lo motoriza. Es el semestre Lo Celso. Es que en él podrá hacer gala de algunas cosas que le dejó el paso por la selección Sub 23, en el que tendrá la chance de acoplarse futbolísticamente con Teo Gutiérrez, pero básicamente en el que intentará dejar su sello dentro de la cancha, como ya lo hizo desde lo económico.

Si a cualquier jugador de Central se lo consulta sobre lo que Teo Gutiérrez podría aportarle al equipo, a Lo Celso la indagatoria le caía como anillo al dedo. La ofensiva canalla los tendrá juntos, amén de lo que decida el Chacho para cada partido. Y mucho antes de que el colombiano se incorpore al grupo, Gio ya andaba interesado en el tema. Como un hincha más, cuando la previa de los Juegos Olímpicos los juntó en un campo de juego como adversarios, el juvenil canalla no perdió la chance de indagarlo. Fue el propio jugador quien dijo haber tenido "la suerte de cruzármelo". Fue en el amistoso que disputaron Argentina y Colombia en Miami. ¿Qué hizo Lo Celso allí? "Le pregunté cuando terminó el partido sobre la posibilidad de que viniera a Central y si bien en ese momento era muy prematuro me dijo que sí. Eso hizo que estuviera muy expectante. Cuando estampó la firma me puso muy contento por lo que representa como jugador", dijo. Y agregó: "A todos nos genera una gran expectativa por la clase de jugador que es".

El "sí" de parte de Lo Celso sonó sincero sobre si lo mantenía con algo de ansiedad, al menos por ahora, el hecho de compartir una práctica con el delantero cafetero. "A cualquier jugador motiva tenerlo al lado por la clase de jugador que es. Estoy seguro de que le va a venir muy bien al grupo, pero mientras tanto nosotros seguimos entrenando, intentando mejorar día a día", agregó.

Es ni más ni menos que el presente al que Lo Celso les pone todas las pilas. En el que advierte que hay una situación que tiene peso propio. Porque aquellos amagues que el Canalla mostró en el último año y medio hoy buscan mutar para mejor. "Queremos que este semestre sea el mejor para que podamos coronar", abundó.

Claro que centrar toda la atención en esta nueva historia que está pronta a escribirse amerita sacarse de la cabeza todo aquello que aún da vueltas, sobre todo lo que tiene que ver con los recuerdos, aún frescos, de Río de Janeiro. "Es fácil cambiar el chip porque uno sigue haciendo lo que le gusta, que es jugar al fútbol. Volver a ver a mis compañeros y al cuerpo técnico me puso muy contento. Es cierto que volvimos un poco dolidos por haber sido eliminados en la primera ronda, no hay otra que cambiar rápidamente el chip porque esto es algo que no te da respiro. Hoy es entrenarse con Central y enfocarnos en lo que será el arranque del torneo", señaló.

Mucho menos lo que viene está dentro de las prioridades. Porque la "mochila llena de ilusiones", como definió a la "presión constante" que significa jugar en Central, está relacionada con esa necesidad de seguir "demostrando" y "creciendo".

Apenas llegado de Brasil (junto a Mauricio Martínez), Coudet lo metió de lleno en el grupo. Y no sólo eso. Rápidamente a concentrar con el grupo para formar parte de los 18 que el pasado sábado jugaron frente a Sud América de Uruguay. Que haya estado algunos minutos en el complemento es ciertamente anecdótico. Fue el momento en el que su cabeza ya demostraba estar otra vez en Arroyito.

Fue Río de Janeiro. Vendrá Francia. Pero en el medio un semestre para rubricar. Con Teo, Ruben, Herrera, Coudet o quien sea. Para Lo Celso, un semestre central.

Los Juegos Olímpicos

"Tengo sensaciones encontradas porque vestir la camiseta de la selección no es cualquier cosa, pero desde lo futbolístico no nos volvimos con lo que fuimos a buscar. Igualmente estoy feliz y orgulloso por lo que me tocó vivir. No creo que haya excusas por el entorno que nos tocó. Fue todo apresurado y la primera práctica todos juntos la tuvimos dos días antes del amistoso con Colombia, pero no creo que la falta de tiempo de trabajo deba ser una excusa".

Paris Saint-Germain

"Me recibieron muy bien. Fue todo muy apresurado, porque me tuve que hacer los estudios y ultimar algunos detalles, pero fue todo muy bien. Igual soy un eterno agradecido a Central, que me dio todo durante los últimos años. Es algo así como devolver algo de todo lo que me dio. No me queda otra que seguir disfrutando el tiempo que me queda acá con mis compañeros y cuerpo técnico, que son los que siempre me apoyaron".

Comentarios