Policiales
Viernes 12 de Agosto de 2016

Lo buscaron 36 horas y lo hallaron en un pozo con un tiro en la cabeza

Fabricio Zulatto tenía 21 años y jugaba futsal en Newell's. Para los pesquisas y la Justicia lo mataron por una deuda ligada a la droga

Fabricio Zulatto, el pibe de 21 años que había desaparecido el martes a la tarde de su casa de zona sur, fue hallado asesinado con un balazo en la cabeza ayer a la madrugada. El cuerpo apareció en el pozo ciego de un rancho, en el asentamiento precario de Génova al 2100, hasta donde la policía llegó tras "un dato de calle" y otros allanamientos en la villa El Triángulo, de Pacheco al 200, donde apresaron a un hombre. Fuentes judiciales indicaron que una de las principales hipótesis del caso es que la víctima conocía a sus asesinos y que mantenía una deuda con ellos. En ese sentido, voceros del Ministerio de Seguridad agregaron que el pibe "era un consumidor social que entró a la venta de droga al menudeo para cubrir sus necesidades pero que se quedó con algo (droga o dinero) de un transero. Es muy riesgoso entrar en conflicto con esas personas y por ese error lo mataron", sentenciaron.

Fabricio Zulatto era jugador de futsal en Newell's Old Boys y su cuerpo apareció en el fondo de un pozo ciego de dos metros de profundidad y poco más de un metro de diámetro. Llevaba puesta la camiseta rojinegra del club de sus amores con la que su madre lo vio por última vez. Tenía un importante corte en el cráneo y un balazo en la cabeza. Minutos antes de las 5 de la mañana, efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) ya habían realizado cuatro allanamientos en Renán al 200, una zona donde los vecinos denunciaron el funcionamiento de un quiosco de drogas.

En uno de esos procedimientos detuvieron a Omar M., quien mañana será imputado por la fiscal Georgina Pairola. Y demoraron a otros tres hombres que quedaron libres pero imputados de encubrimiento. De esos procedimientos se desprendió el allanamiento en el rancho donde se halló el cadáver de Zulatto, y en una vivienda lindera se incautó un revólver calibre 22 que sería el arma homicida. "Lo que más me sorprendió no fue que encontraran un pibe en un pozo ciego sino que la policía entrara. Porque acá no lo hacen nunca. Mirá que por acá pasan corriendo los que roban. Dejan las motos robadas debajo de aquel árbol (un añoso ombú), pero vos llamás a la policía y no entran", explicó un carrero vecino del lugar.

Novio y buen compañero. Zulatto había terminado la escuela secundaria en el Complejo Brigadier López, de Oroño al 900, tenía una hermana melliza, estaba de novio y vivía con su familia en el barrio Las Delicias. Jugaba como pivot en la primera y la reserva del futsal de Newell's, club al que todos coinciden que amaba y donde había "instalado su segundo hogar". "Se caracterizaba por ser un muy buen compañero, de esos que siempre están alentando a los suyos. Así le tocara jugar o estar afuera del equipo", contó uno de sus amigos.

El miércoles a la tarde el rostro de Zulatto inundó las redes sociales. Las cadenas de mensajes indicaban que había salido de su casa el martes al mediodía en su Volkswagen Gol Trend y no había regresado. "Le dijo a la madre que iba a comprar un cargador del celular y que luego de trabajar (con su padre, que es representante de indumentaria masculina) se iba a entrenar al club. Cuando no regresó todos se preocuparon", comentó un allegado a la familia.

Denuncia y angustia. La madre de Fabricio realizó la denuncia por averiguación de paradero el miércoles y el caso quedó en manos de la fiscal de Flagrancia Angeles Granato. Familiares y amigos del joven desfilaron entonces por Fiscalía aportando detalles de su vida. Horas más tarde, en Suipacha al 700, el auto de Zulatto apareció estacionado. Lo vio un compañero del muchacho que pasó circunstancialmente por allí y avisó a la familia.

Una cámara de videovigilancia privada, incluso, captó el momento en que un joven estacionaba el auto y se iba sin poder ser identificado. Al auto le faltaban la patente delantera, los documentos, el control remoto de la cochera y el dominio trasero estaba alterado con cinta aisladora. Los investigadores infieren que para entonces Zulatto estaba muerto.

En la villa. Los testimonios en Fiscalía y un dato de calle que llegó a la policía llevó a los allanamientos de ayer a la mañana. Los policías llegaron a Renán al 200 cuando aún era de madrugada y de allí se fueron al rancho ubicado a 50 metros de Génova al 2100. "Ahí viven dos muchachos que están hace 20 años en el barrio. Antes vivían en el pasillo (paralelo al terraplén), pero después reubicaron a los vecinos y cómo no les asignaron viviendas compraron esa casita. Son carreros, se compraron un caballito y se dedican a cartonear, como todos por acá", explicó uno de los habitantes del lugar.

El cuerpo de Zulatto estaba en un desvencijado baño de chapas al frente del predio. Más allá había una improvisada casilla de dos ambientes con piso de tierra, una cocina y dos camas viejas. Al lado un improvisado cobertizo para un caballo. Cuando la policía pateó la puerta no estaban ni los hermanos ni el caballo. "Esos muchachos hace poco están ahí. No hacían problemas pero de la casa entraban y salían muchos pibes", indicó una doña del lugar.

A media mañana, la fiscal Pairola confirmó que el cuerpo hallado era el de Zulatto. Indicó que no descartaba ninguna hipótesis. Pidió cautela debido a lo preliminar de la investigación y brindó detalles de lo realizado hasta ese momento. Sobre la aparición del auto precisó: "El vehículo pertenece al joven y estamos investigando desde el momento de la desaparición hasta el hallazgo del cuerpo cuáles son los movimientos que hizo la persona que lo condujo. En principio seguimos la hipótesis de que el auto no fue dejado en ese lugar por su dueño", sostuvo.

Desde el Ministerio de Seguridad, por su parte, desestimaron que haya existido "secuestro o privación ilegítima de la libertad coactiva. Es un caso complejo porque fue la propia víctima quien se metió, solo, en el lugar donde lo asesinaron. El muchacho conocía a sus matadores. Tanto es así que en medio de los allanamientos surgió el dato del lugar exacto en el que estaba enterrado", explicó la fuente ministerial.

Comentarios