Ovación
Martes 05 de Julio de 2016

"Lo asumo con responsabilidad y pasión"

Leonardo Fernández acaba de ser designado y el domingo tendrá su bautismo de fuego.

Leonardo Fernández (44 años) fue designado recientemente como entrenador de la reserva de Central y el domingo será el DT que conducirá a los auriazules en el cotejo ante Independiente de Chañar Ladeado, por los octavos de final de la Copa Santa Fe, donde jugará mayoría de juveniles. "Será un día soñado, pero estoy tranquilo porque la verdad es que Central te sorprende día a día. Acá lo fundamental es estar abocado a lo que nos pida el Chacho Coudet y hacer lo mejor para que los jugadores del club se sigan formando. Ojalá que los jugadores puedan vivir esta experiencia de la mejor manera", expresó Fernández en diálogo con Ovación.

   —¿Qué te genera poder dirigir a Central ante Independiente de Chañar Ladeado?

   —En lo personal a esta posibilidad la vivo como un sueño. Es impresionante lo que vamos a vivir ese día desde lo emotivo. Al partido lo asumimos con gran responsabilidad y con mucha pasión también. Por sobre todas las cosas siempre buscamos lo mejor para Central. Y lo mejor para los jugadores de inferiores, que se puedan mostrar bien y para que el día de mañana el Chacho también pueda utilizar a cualquiera de ellos.

   —De los jugadores que estarán disponibles para el domingo, ¿hay alguno que la gente ya conozca por su paso por la primera división?

   —Todavía no está definido el plantel porque eso lo resolverá el Chacho. Me voy a abocar a lo que me pida para armar el equipo. Igual ya me comunicaron que estaré al frente del equipo en ese partido.

   —¿Cómo se preparan este tipo de partidos ante rivales que no son habituales?

   —Conozco a las ligas del interior y sé cómo trabajan al rival desde hace mucho tiempo. Es un club importante de la liga chañarense. Vimos resúmenes de sus partidos. Estamos empapados en el tema.

   —¿Cuándo llegaste a Central?

   —En 2013 de la mano de Daniel Teglia, que me dio la gran oportunidad de estar en el club que uno ama como hincha. Ese año estuve en sexta división de AFA, y salimos campeones con la categoría 96, en la que entre otros jugadores estaba Giovani Lo Celso. Y la verdad es que fue un sueño hecho realidad. Si bien poder lograr un título no es lo primordial para un técnico de divisiones inferiores también es lindo competir y ganar cosas.

   —¿Cuáles son tus objetivos ahora que estás con la reserva?

   —El objetivo es tratar de estar siempre a disposición del técnico de primera y fundamentalmente trabajar para que los chicos de divisiones inferiores achiquen el máximo posible la brecha que hay con la primera.

   —Suele decirse en todos los clubes que a los jugadores de inferiores les falta madurez para adaptarse rápido a la primera división. ¿Cómo se trabaja en este aspecto?

   —Hay que tratar de llevar una planificación acorde a la primera y tener mucho contacto con el Chacho Coudet para achicar esa brecha al máximo. Hay que consultar al técnico de primera sobre lo que pretende de los jugadores y poder llevarlo adelante.

   —¿Qué tipo de fútbol te gusta en tus equipos?

   —Los gustos personales quedan de lado. Hay que estar a disposición de lo que pretende el Chacho. El te da libertad para la conformación de los equipos. Lo que pretende Coudet de los jugadores para cuando lleguen a primera es que tengan intensidad y agresividad. Por eso buscamos que la diferencia de intensidad que hay entre la primera y las inferiores se achique al máximo.

   —¿En lo personal qué significa dirigir la reserva auriazul?

   —Estar en la reserva es un lugar de privilegio. Es una categoría muy importante dentro de la estructura del club. Siempre hay que estar abocado a lo que nos pida el Chacho de los jugadores para seguir dándoles esa última horneada futbolística a los chicos para que lleguen de la mejor forma a la primera división.

   —¿Cuánto influye lo psicológico en esta etapa formativa?

   —Es fundamental. También trabajamos con psicólogos dentro del club. Todos sabemos que jugar en el Gigante no es cosa de todos los días y no es tan sencillo hacerlo con 40 mil personas en las tribunas. Hay que estar bien preparado para no sufrirlo y poder disfrutarlo.

Comentarios