Policiales
Viernes 03 de Junio de 2016

Lo asesinaron de dos balazos en barrio Godoy

Un joven de 19 años murió el miércoles a la noche luego de recibir dos certeros balazos, en la cintura y en un hombro, en un confuso episodio ocurrido en barrio Godoy, en la zona oeste de la ciudad. Según alcanzó a contar la víctima mientras agonizaba en el hospital, "lo abordaron para robarle". Pero por las características del ataque, los pesquisas tampoco descartan un posible ajuste de cuentas, ya que algunos testimonios indicarían que una persona bajó directamente de un auto para dispararle.

Un joven de 19 años murió el miércoles a la noche luego de recibir dos certeros balazos, en la cintura y en un hombro, en un confuso episodio ocurrido en barrio Godoy, en la zona oeste de la ciudad. Según alcanzó a contar la víctima mientras agonizaba en el hospital, "lo abordaron para robarle". Pero por las características del ataque, los pesquisas tampoco descartan un posible ajuste de cuentas, ya que algunos testimonios indicarían que una persona bajó directamente de un auto para dispararle.

El homicidio ocurrió alrededor de las 21 de miércoles en la zona de Deán Funes y Méndez, en el oeste de Rosario, al norte de la avenida Juan Domingo Perón al 7000 y unos pocos metros antes de atravesar la avenida de Circunvalación.

Sorprendido. En ese lugar, a la altura de Méndez al 3200, estaba Brian Omar Díaz, de 19 años, cuando imprevistamente fue atacado a balazos por parte de un desconocido. El joven fue trasladado en mal estado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) donde lo asistieron por las dos heridas de arma de fuego recibidas: en la zona lumbar y el hombro izquierdo.

Mientras estaba en la guardia del hospital, el joven alcanzó a balbucear que había sido víctima de un intento de robo. A las 22 del miércoles Brian falleció debido a la gravedad de las heridas y a pesar de los esfuerzos de los médicos por salvarle la vida.

La investigación del hecho quedó en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Miguel Moreno. Y si bien se ponderaba el dato que dio la propia víctima en el hospital, al asegurar que había quedado a merced de un delincuente que intentó asaltarlo, tampoco se descartan otras motivaciones.

Es que según una hipótesis deslizada por una fuente policial a La Capital y debido a las características de la agresión armada también trascendió que Díaz habría sido baleado por un hombre que se bajó de un auto y directamente fue a atacarlo sin mediar palabra.

Tampoco se pudo determinar qué hacía el joven en el lugar donde lo balearon. Es que de acuerdo a los datos aportados oficialmente por la oficina de prensa de la Unidad Regional II, la víctima tendría domicilio en calle Grandoli al 2600 (en el barrio Nuevo Alberdi), muy lejos de donde ocurrió el fatal ataque a tiros.

Según la autopsia realizada a Brian en el Instituto Médico Legal (IML), las heridas tenían orificio de entrada y salida en el hombro y en la región dorsal baja, lo cual permite suponer que se trató de un proyectil de grueso calibre el que terminó con la vida del joven.

Comentarios