Policiales
Miércoles 22 de Junio de 2016

Lo absuelven por su rol en una trágica entradera

Tiene 28 años y fue juzgado por su participación en el crimen de Francisco Calvano, ocurrido en noviembre de 2014.

Un muchacho de 20 años fue sobreseído ayer en el marco de una audiencia presidida por el juez José Luis Suárez después de pasar más de dos años preso como autor de una entradera que derivó en el crimen de un testigo, hecho por el cual irá a juicio oral y público un joven de 19 años. La medida fue adoptada después de que la defensora oficial Silvana Lamas González solicitara el beneficio de la absolución para su representado y el fiscal Ademar Bianchini no se opusiera a ello.

El dictamen favoreció a Gustavo Omar Ramírez, apresado el 23 de noviembre de 2014 acusado de participar del robo a Juan M., un hombre de 77 años que llegaba a su casa de Virasoro al 1500 en un Renault Clio cuando fue emboscado por dos jóvenes que lo amenazaron con una pistola calibre 22 y le robaron sus pertenencias.

En el balcón. En ese momento Francisco "Pancho" Calvano, de 61 años, estaba en el balcón de la casa de su madre enferma de Alzheimer y a punto de cumplir 85 años. La vivienda está ubicada frente a la de Juan M. y eso lo convirtió en testigo de lo ocurrido. Cuando ya los delincuentes se marchaban, el hombre gritó para alertar del atraco a los vecinos y que iba a llamar a la policía. Entonces uno de los asaltantes le gritó que se callara y después pulsó el gatillo de la pistola que portaba matándolo con un tiro en el cuello.

Al día siguiente Gustavo Omar Ramírez, de 28 años, fue detenido en Gaboto al 1500, en una vivienda de villa La Lata y a sólo tres cuadras de donde ocurrió el episodio. Entonces el muchacho dio un nombre falso y con esa identidad fue vinculado al hecho hasta la audiencia de ayer, cuando el juez José Luis Suárez le dictó el sobreseimiento.

Sin pruebas. La defensora oficial Silvana Lamas González sostuvo en la audiencia y más tarde en diálogo con La Capital, que "se presentaron un sinnúmero de evidencias que ponían a este hombre fuera de la escena" y que "se pudo demostrar dónde estaba ese día, a la hora del hecho". La funcionaria judicial también dijo que "Ramírez incluso no fue señalado en ruedas de reconocimiento hechas en Tribunales, donde un testigo fue contundente al decir que no se trataba de él".

Asimismo, la representante del Servicio Público de la Defensa dejó claro que "quien tiene que despejar la duda de la participación de una persona en un delito es el juez a partir de las pruebas aportadas por las partes, y en este caso, atento a que esas pruebas no existen o son por demás de insuficientes, el magistrado entendió que había que cerrar la causa porque ya no se podían extender los plazos de la investigación".

Más allá del sobreseimiento de Rodríguez, la causa por el crimen de Calvano se apresta a resolverse en un juicio oral y público en el cual deberá sentarse en el banquillo de los acusados el joven Javier Geremías Espinoza Buyón, de 19 años y apresado algunos días después del crimen, quien está procesado como autor material del hecho.

Distanciados. A Espinoza Buyón el fiscal Ademar Bianchini le atribuyó robo calificado y homicidio criminis causa, figura que contempla la prisión perpetua. "Le disparó con el propósito de darle muerte y lograr la impunidad", afirmó el responsable de la acusación. Y señaló que "una pericia determinó que la vaina encontrada en la escena fue disparada por la pistola Bersa calibre 22 largo secuestrada en la casa del detenido", en Gaboto al 1500.

Asimismo, en el marco de la pesquisa se supo tras interrogar a allegados al entorno de Espinoza Buyón que "entre los muchachos había una vieja rivalidad que impediría que ambos hayan ido juntos a cometer un hecho", lo que también sirvió como elemento de prueba para desvincular a Ramírez del caso, aunque el muchacho seguirá preso porque está condenado por otro hecho de robo.

Comentarios