Central
Sábado 27 de Agosto de 2016

Llegó el tiempo de ir cimentando el sueño

Central se estrena en esta temporada ante Defensa con el objetivo de ser el gran protagonista.

No se tratará de un nuevo inicio. Sino de lograr al final del camino un campeonato en este maratónico campeonato, que tendrá una vez más superpoblación de equipos. Con la estela a la vista de las discusiones acerca del reparto del dinero por los derechos de la televisación, sumado a una pretemporada que amerita entrar en el libro de los Guinness, Central necesitará salir ileso del compromiso que tendrá esta tarde frente a Defensa y Justicia. Un rival que vendrá al Gigante con la sola intención de dar el batacazo. Habrá que ver cómo responderá el equipo canalla en esta primera cita. De más está calificarlo que es candidato en la previa. Sea por plantel como por lo que viene proponiendo cada uno en los últimos tiempos. Claro que la nueva versión auriazul no es de alta gama pese a que incorporó a Teo Gutiérrez. Sin embargo, está decidido a dar batalla y estar en boca de todos hasta que le dé el cuero porque, como bien afirmaron los protagonistas en la antesala, necesitan coronar una campaña con un título luego de varios amagues.

Cuando los jugadores canallas hablan de salir campeones no es por demagogia. Es por convicción. Porque saben que ajustando algunas piezas pueden hacer de una vez realidad el sueño. El cuerpo técnico dejó además sentadas las bases para este torneo. La esencia del mensaje sigue siendo el protagonismo puro.

El Chacho estuvo cerca de emigrar cuando se esfumó la ilusión copera en la noche de Medellín ante Atlético Nacional. Pero reflexionó. Observó el entorno. El contexto. Y se mostró firme a continuar siendo el capitán del barco, que hace base en Arroyito pero quiere dejar la huella en cada puerto donde tenga que tirar el ancla por 90 minutos.

Central vendió por casi 20 millones de dólares. No los reinvirtió como el entrenador deseaba. Porque el defensor Fernando Tobio nunca llegó. El Pitu Barrientos tampoco. A eso hay que remarcar que el Chacho se quedó sin el Flaco Donatti, Pablo Alvarez y Marcelo Larrondo. Bajas muy sensibles, y que seguramente en algún momento se extrañarán.

La ofensiva fue sumar seis jugadores. Los defensores Marco Torsiglieri y Hernán Menosse, los volantes Mauricio Martínez y Washington Camacho, y los delanteros Bordagaray, quien se sumó ayer, y Teo Gutiérrez, quien fue noticia nacional porque pocos confiaban y creían que vendría a Central. Pero firmó y ahora deberá ratificar que puede ser letal y muy útil a nivel colectivo.

La temporada arrancó ayer con dos encuentros (ver página 6) luego de una previa traumática e incierta porque casi se dilata el inicio una semana más debido a que los jugadores de primera bancaron a los pares del ascenso por el tema económico. Ya está. No hay más excusas.

Es por eso que ningún equipo puede escudarse en que no tuvo tiempo para ponerse a punto. Tres meses estuvo en utilería colgada la pilcha oficial. Si los entrenadores no tuvieron los jugadores a tiempo se deben buscar a los responsables detrás de los escritorios.

Para Central, no será una puesta en escena más. Tiene obligaciones y responsabilidades que asumir de movida. Puertas adentro sabe que no pueden claudicar. Sobre todo por el pasado inmediato. Necesitan darse un baño de gloria en esta nueva epopeya. El camino será largo. Habrá vallas en cada fecha. Pero Central depende de sí mismo. Habrá que ver qué final ofrecerá esta película de 30 capítulos. Hoy asumirá el primero. Y Central debe hacerlo a consciencia y a paso firme para ir cimentando el sueño.

Comentarios