Edición Impresa
Sábado 04 de Mayo de 2013

Llegarán libros para que cada aula tenga su biblioteca

A partir de este mes comenzarán a llegar a las escuelas primarias de todo el país, incluidas las santafesinas, una caja con libros para que cada aula tenga su propia biblioteca. La primera etapa llegará a los chicos de 1º a 4º grado, luego para el resto de la primaria.

A partir de este mes comenzarán a llegar a las escuelas primarias de todo el país, incluidas las santafesinas, una caja con libros para que cada aula tenga su propia biblioteca. La primera etapa llegará a los chicos de 1º a 4º grado, luego para el resto de la primaria. En total se distribuirán 13 millones de libros aportados por la Dirección de Políticas Socieducativas del Ministerio de Educación de la Nación. Además habrá talleres para docentes y apoyo virtual para encarar proyectos de lectura.

La coordinadora regional para el Nordeste (NEA) y Santa Fe de este plan, Natalia Porta López, es la encargada de dar la buena noticia a La Capital. "Una de las mejores novedades que se producirán en las escuelas primarias de todo el país durante 2013 es que las aulas irán poblándose de libros", dice.

"Las escuelas —se explaya— verán llegar acervos bibliográficos para cada división, de primero a cuarto grado en la primera etapa y en la segunda parte del año para el resto del nivel. A cada escuela llegarán cajas con la colección hasta para 4 secciones por grado. Si en la escuela hay más grupos deberán hacer lo necesario para compartirla".

Cómo llegarán.Porta López explica que los libros "llegarán por Correo Argentino directamente a las escuelas, a lo largo de este año". Y destaca que "estos envíos de libros informativos y literarios complementan la entrega de libros de texto y se trata de una medida universal, es decir incluye a todas las primarias según los padrones más actuales que haya entregado la provincia a la Diniece (Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa )". Y aclara que en esta oportunidad se abarcará "a las escuelas de la diferentes modalidades: especiales, de adultos y de contextos de encierro".

Las colecciones incluyen de la mejor literatura y calidad de autores, entre ellos figuran obras de Ema Wolf, Gustavo Roldán, Luis Pescetti, Graciela Repún, Elsa Bornemann, Istvansch y Eduardo Abel Giménez entre los autores argentinos. Además de Yolanda Reyes, Wouter Van, Umberto Eco, José Letria, Francisco Hinojosa y Oliver Jeffers, entre los extranjeros, por citar algunos pocos.

Encuentros.No todo queda en la distribución de libros, sino que la meta del plan es "garantizar que se utilicen en el desarrollo de la política pública de lectura". Por eso además se proponen encuentros con docentes de manera que poder facilitar la tarea "de exploración de los textos y la aplicación cotidiana de estrategias de fomento de lectura".

La coordinadora regional explica que "las colecciones —elegidas por una comisión de especialistas designados por cada provincia— deben tener en las escuelas el destino para el que fueron concebidas: cada caja contiene el acervo inicial de una biblioteca de aula y un cuadernillo con posibles recorridos de lectura, así como sugerencias para la gestión participativa de los libros".

Indica además que la idea aquí es facilitar "la implementación de las estrategias que desde hace años el Plan Nacional de Lectura sugiere, en especial la lectura diaria compartida, intervención docente necesaria e irreemplazable". Por eso expresa que para llevarla a la práctica "es preciso que cada maestra conozca la colección, se lleve los libros a casa, se familiarice con los textos, con los álbumes (los hay de extraordinaria calidad y belleza), con los datos de los libros informativos, que se entusiasme con ellos y pueda así convidarlos con pasión y fundamento".

Como especialista en lectura, Natala Porta López agrega que una manera de agilizar que estos libros circulen como se espera es que "los docentes acuerden con la dirección un tiempo para la lectura compartida entre docentes, horas en las que puedan revisar hasta conocer bien estos nuevos recursos e intercambiar ideas sobre fomento de lectura". Y señala que "los docentes que inicien estos grupos pueden solicitar asistencia virtual escribiendo a: planlecturaregion4@gmail.com"

Porta López advierte sobre la necesidad de terminar con las imágenes de armarios cerrados con llaves o inaccesibles inaccesibles para niños y docentes, por el contrario dice que es necesario que "los libros vayan directo a las manos de los docentes y a la mochilas de los chicos", e invitó de alguna manera a perderle miedo a que los libros circulen libremente, aún con los riesgos de "perderse" o "deteriorarse" en el uso.

En la Cachilo.Por otra parte, y como apoyo a esta tarea, el Equipo Técnico Regional del Plan Nacional de Lectura aportará en Rosario además una serie de talleres que se llevarán a cabo en la Biblioteca Cachilo. Son —precisa— "encuentros de formación y acompañamiento docente para quienes deseen fomentar la lectura entre sus estudiantes, revisar la relación entre la promoción lectora y la alfabetización inicial, conocer modos de gestión de bibliotecas de aula, así como crear grupos de docentes y estudiantes lectores en sus escuelas". Son gratuitos, en contraturno.

Repasa que estos talleres están programados para ser de tres horas. En estos espacios se propone a los asistentes que sean "los que organicen a su escuela como comunidad de lectura". "Los acompañaremos —dice— a través del año y a medida que se sucedan los encuentros, con ideas concretas para llevar adelante con todos los docentes, con los estudiantes, también con el personal no docente, con las familias y con las personas del barrio. La idea es reflexionar sobre la acción con buen sustento teórico".

Comentarios