Edición Impresa
Sábado 01 de Agosto de 2009

Llegan nuevas canciones para revitalizar los actos escolares

Nuevas canciones para los actos de la escuela". Con este título prometedor, el pianista, compositor y cantante Sebastián Monk dictará un taller para docentes en Rosario, el sábado 8 de agosto. La actividad es gratuita, la organiza "La valija, música ambulante" y lo auspicia Amsafé Rosario.

Nuevas canciones para los actos de la escuela". Con este título prometedor, el pianista, compositor y cantante Sebastián Monk dictará un taller para docentes en Rosario, el sábado 8 de agosto. La actividad es gratuita, la organiza "La valija, música ambulante" y lo auspicia Amsafé Rosario.

Monk trabajó en los niveles inicial, primario y secundario como profe de música, y en realidad es así como le gusta presentarse. Es en su trabajo donde descubrió esta posibilidad de crear discos que atiendan a los actos escolares. Surgieron así sus CDs, alrededor de los cuales organiza talleres con los maestros de cualquier área y nivel.

Sebastián Monk estará el sábado 8 de agosto, a las 9.30, en el Centro Cultural La Toma, de Tucumán 1.349. El taller es gratuito, pero de cupo limitado, por eso hay que inscribirse previamente a los 4371412 o 4244428, email: parapau5@hotmail.com

—¿Cómo surge esta iniciativa para las escuelas?

—Fui profesor de música toda la vida y hay una problemática que tienen los maestros que es que todos los años tienen que renovar su cancionero escolar para las fechas patrias, no hablo de las marchas tradicionales como la de San Lorenzo, sino de aquellas que cantan los chicos en los actos. La necesidad la vi trabajando en la escuela, con mis compañeras, es como que faltaba pensar en un cancionero cercano al mundo de los chicos.

—¿Por ejemplo?

—Hay un tema mío donde San Martín le canta a Merceditas lo que cualquier padre le puede cantar hoy a su hijo. O por ejemplo, pensando en Rosario y tan unidos a la bandera, hay una chacarera con Raúl Carnota donde piensa todo en azul y blanco, entre otros.

—¿Siempre con canciones propias?

—Sí. Cuando hice mi primer disco pensé que sería el último, nunca tuvo auspicio ni apoyo del gobierno, pero resultó un material que se divulgó mucho y lo usaron todos los maestros del país. Me pidieron luego temas para nivel inicial, primaria y luego para los más grandes que es más bravo, porque hay que entusiasmar a los adolescentes. Hoy sumo 4 discos, con una línea muy cercana al folclore nuestro. Hay chacareras, zambas, guarañas, entre otras. Pero además, como era un material que entraría a la escuela, llamé a músicos amigos que mí gustan mucho a sumarse. En mis discos participan Liliana Herrero, Raúl Carnota, Lidia Borda, el Negro Aguirre y Juan Quintero, entre otros. Quedaron muy buenos discos para escuchar y no sólo para la escuela, también de consumo personal.

—¿Cómo pensó el trabajo para los adolescentes, que como dice es la parte más difícil?

—Paradójicamente ese fue el disco que más fácil me resultó hacer, porque lo hice con canciones que me gustaban a mí (como adulto). Es más en algunos conciertos cuando toco, muchas veces elijo las de ese disco.

—¿El taller piensa en todos los maestros en general o sólo en los de música?

—Es para todos. No tiene ningún requerimiento tecnológico, lo que hacemos es ir abordando desde el calendario escolar el cancionero que preparé. Pero además, como la idea es que sea participativo y se pueda explorar más allá de la música o del acto escolar en sí, se invita a producir. Es que con una canción se puede jugar a escribir sobre cualquier cosa, por eso en el taller también invito a los docentes a que escriban ellos un tema.

—También es una invitación para producir canciones con los chicos en el aula...

—Totalmente. Y donde se sume también el profe de música. Cualquiera puede escribir una canción, cuanto más lo ejercite, mejor irá saliendo.

—¿De alguna manera se busca revalorizar el lugar de la educación musical?

—Eso es algo que se tienen que ganar la hora de música. Estando atentos al mundo del pibe, pueden salir cosas muy poéticas. De todas maneras, lo mío sólo pretende sumar más, y si desde la música puedo contribuir a que un acto escolar se embellezca, ya me siento satisfecho.

 

 

Comentarios