Barack Obama
Sábado 09 de Julio de 2016

Llamamientos a la calma tras la escalada de violencia en Estados Unidos

Desde Obama hasta las Naciones Unidas repudiaron los trágicos incidentes. Sólo desentonó el vicegobernador de Texas.

Desde el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, los familiares del hombre negro que murió por disparos policiales a quemarropa, todo Estados Unidos y hasta la ONU llamaron a la calma en la escalada de violencia que culminó anoche con la masacre de cinco policías en un tiroteo en Dallas. Solo desentonó el vicegobernador de Texas, quien se desahogó contra el movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importa) y los "bocones" de las redes sociales que "odian a la policía". "Seguimos sin conocer los hechos. Lo que sí sabemos es que ha habido un violento, calculado y vil ataque al cuerpo policial", dijo Obama en un breve comunicado a la prensa. El presidente calificó los motivos de los tiroteos de "retorcidos" y juró que "se hará justicia". "No hay justificación posible para este tipo de ataques y ningún tipo de violencia contra el cuerpo policial", dijo Obama, que acortó un día su gira por Europa.

   La fiscal general, Loretta Lynch, calificó de "tragedia insondable" el tiroteo y pidió calma al país ante las muertes de afroamericanos a manos de policías en Luisiana y Minnesota el martes y miércoles.

   Los familiares de Alton Sterling, el hombre negro al que dos policías blancos dispararon y mataron a quemarropa el martes en Luisiana, llamaron ayer a la calma tras la matanza en Dallas. "Creemos que los policías que violan la confianza pública y su formación no se deben tomar como representativos del sistema judicial del país", dijo en un comunicado la familia de Sterling, quien murió por disparos a quemarropa de agentes que ya lo habían reducido en el suelo fuera de un local comercial en Baton Rouge, capital de Luisiana. "Responder a la violencia con más violencia no es una solución", dijeron los familiares sobre el caso que tiene conmocionado al país, en el marco de la manifestación en la que la muerte de Sterling era el principal motivo.

Repudio. También el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el asesinato, pero insistió también en la necesidad de investigar "de forma integral" las muertes de negros en incidentes con agentes en otros puntos del país.

   Pero en un tono diametralmente opuesto, el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, acusó ayer a los manifestantes de "hipocresía" por huir de los disparos, y culpó por la masacre a Black Lives Matter —un grupo de activistas por la vida de los negros— y al "odio a la policía" en "las redes sociales". Ante la cadena de noticias Fox News, el funcionario afirmó que "todos esos manifestantes del jueves dieron media vuelta y esperaban que los hombres y las mujeres vestidos de azul los protegieran". Si la violencia contra la policía no termina, agregó, la policía dejará de proteger a los ciudadanos estadounidenses.

Comentarios