Tarifazo
Jueves 11 de Agosto de 2016

Lifschitz y otros siete gobernadores avalaron la necesidad de un nuevo tarifario

El santafesino resaltó que retrotraer el cuadro tarifario "sería muy complejo para las distribuidoras provinciales".

Gobernadores de ocho provincias, entre ellos el mandatario santafesino, Miguel Lifschitz, coincidieron en la necesidad de un nuevo cuadro tarifario para los servicios de energía, reconociendo el retraso de los últimos años y también el esfuerzo social que significa.
"No es conveniente retrotraer el cuadro tarifario de los servicios públicos establecido por el gobierno nacional porque sería muy complejo para las distribuidoras provinciales", remarcó el gobernador Lifschitz, y añadió que "mantener el clima de incertidumbre es muy negativo, por eso es necesario tener y ofrecer un plan de beneficios adicionales a los que ya se han planteado, que flexibilicen la aplicación del cuadro tarifario y eviten situaciones conflictivas".
Además de Lifschitz, quienes admitieron que las tarifas están desfasadas fueron los gobernadores María Eugenia Vidal (de Buenos Aires), Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Eduardo Bordet (Entre Ríos), Omar Gutiérrez (Neuquén), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Schiaretti (Córdoba) y Domingo Peppo (Chaco).
El gobernador de Santa Fe, luego un acto con el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, expresó que no cree "conveniente retrotraer las tarifas de luz y gas" dado que volver al cuadro tarifario del año pasado complicaría la situación de las distribuidoras, por lo que llamó a "flexibilizar" el cuadro tarifario.
El socialista remarcó, sin embargo, que "con un poco de racionalidad y buena voluntad se pueden solucionar los problemas más serios sin necesidad de retrotraer la situación de las tarifas al mes de enero de este año".
El mendocino Cornejo sostuvo que "hay que decirle la verdad a la gente: las tarifas han estado muy retrasadas todo este tiempo y no podíamos seguir de esta manera. A nadie le gusta tomar medidas antipáticas pero había que hacer algo".
"Este es el ejemplo más claro de la bomba de tiempo que le dejaron al gobierno de (Mauricio) Macri. Todos sabíamos que las tarifas estaban en un valor que no era el correcto, y todos sabemos que hay que ir hacia cosas más sensatas. El problema de Argentina fue que produjo cada vez menos gas y tuvo que salir a exportar. Esta situación hizo subir el precio también", opinó.
Bordet dijo desde Entre Ríos que "somos conscientes de que había que actualizar las tarifas en la Argentina" y admitió que "quizá podemos discutir el mecanismo, pero no el sinceramiento de las tarifas".
El neuquino Omar Gutiérrez expresó: "Obviamente, también conocemos que al país le falta energía. Que debemos cuidarla, que es un recurso escaso. A la energía que nos falta tenemos la oportunidad los argentinos de producirla generando trabajo".
"Por el bien de los argentinos esta situación se debe normalizar", manifestó.
La gobernadora de Tierra del Fuego sostuvo que trabajan "en equipo para que el gobierno nacional lleve adelante un plan de gestión que ayude a todas las provincias en este y otros temas".
El cordobés Schiaretti sostuvo que "las tarifas del gas estaban ridículamente atrasadas" y llamó a que los aumentos "tengan un tope, así no perjudican tanto a la población".
Desde Chaco, Peppo aclaró que coincide con el gobierno nacional en que "había sectores como Capital Federal y algunos lugares centralistas donde había que actualizar las tarifas", pero manifestó que "se metió todo en la misma bolsa y no se hizo esa diferenciación progresiva".
Vidal, por su parte, reconoció que "la gente está haciendo el esfuerzo" para afrontar los aumentos de las tarifas de servicios públicos, y manifestó que "ahora necesitamos que lo haga toda la dirigencia".

Comentarios