Economía
Viernes 13 de Mayo de 2016

Lifschitz sumó un aval para emitir deuda

La Cámara de Diputados provincial dio media sanción al pedido de endeudamiento por u$s 1.000 millones. Críticas de la oposición.

Sin sobresaltos, la administración del gobernador Miguel Lifschitz consiguió ayer que su proyecto para emitir letras y colocarlas en el mercado financiero internacional por 1.000 millones de dólares (unos 15 mil millones de pesos) que promete destinar íntegramente a obras públicas, obtuviera una holgadísima media sanción de la Cámara de Diputados. De los 45 legisladores presentes: 33 votaron a favor; 4, se abstuvieron y 7, se opusieron. Si se cumplieran los planes de la Casa Gris antes de que concluya el mes, el Senado lo convertiría en ley.

Antonio Bonfatti, tuvo que pilotear una sesión de profundo debate y densas argumentaciones como hacía años que no se registraba en esa Cámara. El impacto del fenómeno de El Niño que dejó gran parte del territorio provincial bajo agua, cultivos perdidos y rutas deterioradas, llevaron al gobierno a tomar la decisión de endeudarse. Lo puede hacer porque, como resaltó ayer la diputada socialista, Clara García, la provincia tiene un nivel de endeudamiento bajísimo y un excelente cumplimiento fiscal" y se recurre a la emisión de bonos porque es la manera más rápida de contar con los recursos que "se destinarán a proyectos de inversión estratégicos". También aclaró que el proyecto prevé la creación de una comisión bicameral de seguimiento.

Fue una sesión en la que si bien hablaron muchos legisladores los cruces más profundos se dieron entre socialistas. García llevó la parte más fácil porque desde la mañana se supo anticipadamente el resultado de la votación apenas las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Asuntos Constitucionales —en las que el oficialismo logra mayoría— emitió dictámenes favorables.

Para quienes se abstuvieron —los socialistas Giustiniani y Ausburguer y los peronistas Eggiman y Giaccone— o los que votaron en contra —todo el bloque del FJPV: Cavallero, Simoncini, Chialvo, Mirabella y Bacarella; y los del FSP: Del Frade y Meier— sólo quedó lamentarse en sus discursos.

"Este endeudamiento es innecesario desde lo económico, temerario desde lo jurídico y equivocado desde lo político. En su artículo 4, inciso b esta ley plantea: prorrogar la jurisdicción en favor de tribunales extranjeros y renunciar a oponer la defensa de inmunidad soberana y el inciso d: determinar la ley aplicable a las operaciones de crédito públicos autorizadas por la presente ley incluyendo leyes extranjeras. Esto es serio porque acá estamos resignando soberanía y hubiese merecido un profundo debate político, un análisis jurídico. De hablar inicialmente de tomar deuda por 500 millones se dispararon a 1000. Nadie sabe porqué", descerrajó.

Cavallero se preguntó por qué "si el principal argumento del endeudamiento es la obra pública, el proyecto no fue enviado para su análisis en la comisión de Obras Públicas. A todos nos queda la duda respecto de quien eligió las obras a realizar". Además, criticó que se recurriera al mercado financiero "en lugar de los organismos multilaterales de crédito de los que el país es parte y cobran menos intereses.

Del Frade dijo que "no se estaba votando un endeudamiento sino una declaración política de dependencia, de resignación de la soberanía, porque el artículo 4 dice taxativamente que se renuncia a la jurisdicción soberana de la provincia para que sea Nueva York donde se decida —con un juez como Griesa— cual va a ser el destino de los habitantes de Santa Fe si no pagamos 1.000 millones de dólares".

Comentarios