Maximiliano Pullaro
Miércoles 24 de Agosto de 2016

Lifschitz disparó contra los dirigentes políticos que "ayudan a incentivar la insatisfacción social"

El gobernador aseguró también que los tres poderes del Estado tienen la obligación de darle respuesta a la sociedad, en cuestiones graves como la inseguridad.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, le salió al cruce a las reacciones de representantes tanto del Poder Judicial como del Legislativo, ante las críticas que recibieron de parte del ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, que les reclamó que "no miren para otro lado", ante la ola de crímenes violentos registrados en Rosario.
Asimismo, criticó con dureza a la oposición que busca sacar rédito político de situaciones graves como la ola de delitos que asola a la ciudad, a los que acusó de crear mal clrima social. "Hay dirigentes locales que ayudan a incentivar la insatisfacción local y a promover el cuestionamiento tanto al gobierno municipal como provincial", disparó Lifschitz.
"Creo que el fenómeno del narcotráfico se instaló y creció en las últimas dos décadas en la Argentina sin que hubiera una política nacional para enfrentarlo".
"Tenemos que hacer todos un llamado a la seriedad, a la responsabilidad de la política, de los tres poderes del Estado, porque los tres poderes del Estado tenemos que dar respuestas a la sociedad", admitió el mandatario provincial, en la entrevista que el concedió este mediodía a La Capital y que se publicará compelta máñana en la edición impresa de este diario.
"Nadie tiene que enojarse por las críticas, la policía recibe muchas críticas, el gobierno y yo personalmente las recibo", recomendó Lifschiz, y agregó: "Creo que los otros poderes del Estado tienen que aceptar que en democracia se puede recibir críticas y en todo caso hay que saber explicarlas y responderlas, nadie debe enojarse por eso".
También habló del delito que más ha credido y más dolores de cabeza le ha dado a su administración en el último tiempo. "Creo que el fenómeno del narcotráfico se instaló y creció en las últimas dos décadas en la Argentina", señaló Lifchitz, y recordó: "Nosotros lo hemos planteado con claridad, sin que hubiera una política nacional para enfrentarlo".
Embed

Comentarios