Opinión
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Lifschitz, a corazón partido por las fechas electorales

Claves. El gobernador se tomará 60 días para decidir. Hasta hace poco, todo indicaba que los comicios provinciales y nacionales serían desdoblados. Corral y Galdeano piden fechar separadas para evitar ruptura en el Frente Progresista.

La fecha de las elecciones de 2017 en la provincia de Santa Fe aparece como el flamante parteaguas del Frente Progresista, aunque suene desmesurado. Con el "corazón partido" entre el desdoblamiento y la unificación, será el gobernador Miguel Lifschitz quien defina mediante un decreto cuándo y cómo serán los comicios locales.

Si hasta hace 30 días aparecía casi como una certeza el desdoblamiento de los turnos electorales, hoy esa opción se modificó y el propio gobernador admite entre los suyos que se tomará al menos 60 días para analizar a fondo los escenarios. Los efectos no serán neutros.

En la provincia de Santa Fe se deberán elegir concejales, presidentes de comuna e intendentes en algunos municipios. De decidirse el desdoblamiento, a fin de año ya empezarían los aprontes de campaña, en marzo el armado de las de las listas y rápidamente serían los comicios. Ni hoy, ni en diciembre ni en marzo habrá clima proselitista. Nadie que no pertenezca al círculo rojo de la política santafesina piensa en eso.

Ganar tiempo. Lifschitz necesita tiempo para seguir demostrando su impronta, profundizar la obra pública y disfrutar en la gestión de los beneficios de la toma de deuda. El mejoramiento de la relación con el gobierno nacional tiene instantáneas cotidianas del titular de la Casa Gris con el presidente de la Nación, Mauricio Macri. El mismo que hace un tiempo le dirigía dardos envenenados por "no trabajar en equipo", hoy le palmea la espalda y le dice "el amigo Miguel".

La única razón concreta, pulimentada y pragmática para desdoblar el cronograma electoral estaría fundamentado en el mantenimiento del status quo con el sector de la UCR que juega con el Frente Progresista y Cambiemos.

El radicalismo cambiemista con representación institucional en Santa Fe sí que está interesadísimo en que los comicios se desdoblen. Una altísima fuente partidaria de la UCR lo describió sin ambages, pero con pedido de reserva de fuente: "Si las elecciones son unificadas se termina el Frente Progresista".

En una línea discursiva parecida se escucha al titular de la UCR, Julián Galdeano, pero la novedad vino ayer desde el presidente de la UCR e intendente de la capital, José Corral: "Las elecciones deberían ser desdobladas".

Con cierta picardía, Lifschitz observa la diferencia de opiniones entre los de boina blanca y recuerda que los radicales alineados en el NEO —donde militan el vicegobernador, Carlos Faccendini, y el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, entre otros— están a favor de que las elecciones sean en paralelo con las nacionales.

"¿Cuál sería el beneficio de ir a elecciones provinciales a principios de 2017 con tanto por hacer en obra pública y seguridad? Si los radicales que están con Cambiemos se creen que los presidentes de comuna e intendentes se irán con ellos porque hay un diputado que les lleva algunos ATN es que no los conocen. Estarán con el que mejor los trate y les resuelva cosas en materia de obra pública. Y esos vamos a ser nosotros", le dijo ayer un funcionario de la administración santafesina a LaCapital cuando la tarde se hacía noche.

El gobernador quiere pensar exclusivamente en la gestión sin tener que perder el tiempo en cruces de campaña con la oposición y busca profundizar su relación con la Casa Rosada. Sabe que con una campaña electoral en el primer trimestre del año próximo esos puentes módicos recién construidos podrían volar por el aire.

Hubo un dato que pareció mostrar un camino alternativo al que todos creían. El diputado provincial Rubén Galassi, alineado con Antonio Bonfatti en la interna del socialismo, blanqueó el lunes pasado en un programa periodístico su deseo de que las elecciones se unifiquen, y recordó que eso había sucedido en 2013, aún con sistemas electorales diferentes (boleta única para las provinciales y boleta sábana en las nacionales).

También el socialismo necesita ganar tiempo para terminar de convencer a Bonfatti de que se presente como candidato a diputado nacional, algo que hoy por hoy está bastante lejos de ser realidad. Lo mismo sucede en Cambiemos con Corral, quien advierte con sentido común que no tendría razón de ser dejar a merced a la Municipalidad de Santa Fe por una banca a diputado. Ayer, hasta Macri reconoció el dilema de Corral: "Esa es una decisión que tendrá que tomar él".

Si los comicios se unifican también se desvirtúa la idea de Galdeano y Martín Rosúa de concurrir a los comicios a concejal de Rosario como UCR, a las del interior provincial como Frente Progresista y a diputado nacional con Cambiemos. Si son en una misma fecha, en el segundo semestre de 2017, deberán optar entre la coalición santafesina y Cambiemos. No habrá más lugar para una tercera posición.

Corazón partido. Para el gobernador las dos variables tienen puntos a favor y en contra, por eso comenta en la intimidad que tiene "el corazón partido". Si el oficialismo pierde las elecciones provinciales desdobladas sufrirá una licuación de poder demasiado trascendente atento al escenario político en ciernes, y no podrá echarle la culpa a la "nacionalización". De darse ese resultado en octubre, podrá arrojar responsabilidad a la tracción nacional. Y si gana podrá decir que le ganó al gobierno nacional.

La gran incógnita es saber cuál será la posición final del Partido Justicialista respecto de los turnos electorales. "Con el lío que tenemos para encontrar un candidato no nos pida una posición común respecto de las fechas. Si son unificadas tendremos que competir contra dos aparatos muy fuertes: el del gobierno nacional y el provincial. Pero si son desdobladas no tenemos tiempo para resolver nuestra interna", confió un dirigente clave de la conducción provincial del partido.

"Lo voy a definir el 15 de enero, déjeme pensarlo. Pero quiero concentrarme en la gestión y no perder tiempo en campañas", soltó anoche el gobernador a este diario. El desdoblamiento electoral parece comenzar a seducirlo.

Comentarios