Fidel Castro
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Líderes extranjeros y gran número de cubanos despidieron a Fidel

El acto se realizó anoche en la Plaza de la Revolución. Hoy se inicia un periplo fúnebre de 900 km, hasta Santiago de Cuba.

Numerosos líderes extranjeros y decenas de miles de cubanos se reunieron anoche en la Plaza de la Revolución de La Habana para rendir su último homenaje a Fidel Castro, fallecido a los 90 años el viernes pasado. Eran notorias las presencias de los jefes de gobiernos de izquierda latinoamericanos, pero también las ausencias, como la del ruso Vladimir Putin. Estados Unidos asistió con una delegación de bajo rango jerárquico.

Levantando banderas cubanas y fotos de Castro, la gente se concentró en la plaza de arquitectura de la era soviética para un acto que se inició con el himno nacional y donde el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ofreció un discurso. "Cuba saldrá adelante por sus principios, por su extraordinario talento humano'', expresó Correa, al asegurar que Cuba y su pueblo lograrán superar la pérdida de su líder. "Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos. Fidel seguirá viviendo'', añadió el ecuatoriano, un aliado cercano a Cuba al igual que el grupo de presidentes "bolivarianos", que anoche estaban todos en primera fila, rodeando a Raúl Castro, hermano menor del fallecido. El venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega compartían la primera fila del palco con Correa y Castro.

México estaba representado por su presidente, Enrique Peña Nieto, quien destacó las buenas relaciones históricas entre ambos países.En cambio, Mauricio Macri declinó su asistencia y en su lugar asistió la canciller Susana Malcorra. Brasil también estuvo representado por su canciller, José Serra. Y el gobierno colombiano también envió a su canciller, María Angela Holguín. El presidente Juan Manuel Santos, asiduo visitante de La Habana por las negociaciones con las Farc, no viajó esta vez. También estuvieron presentes los mandatarios de El Salvador, Salvador Sánchez;de Honduras, Juan Orlando Hernández; y de Panamá, Juan Carlos Varela. En nombre de Uruguay viajó el vicepresidente RaúlSendic, ya que Tabaré Vázquez se encuentra de gira por España. Además viajó el ex presidente José Mujica. España decidió enviar al rey emérito Juan Carlos I. Destacó en el palco el premier griego Alexis Tsipras, que hizo uso de la palabra.

Antes de que hoy las cenizas emprendan un extenso recorrido por la ruta que hace más de 50 años marcó la victoria de la revolución contra la dictadura militar de Fulgencio Batista en 1959, las máximas autoridades cubanas encabezadas por Raúl Castro, hicieron la última guardia en el altar, por donde cientos de miles de personas le rindieron honores durante dos días. Curiosamente, las cenizas no estaban en el altar, sólo había un gran retrato de Fidel de joven.

Mientras la gente copaba la Plaza de la Revolución, escenario de homenajes a José Martí y el Che Guevara y también de misas durante dos visitas papales, el resto del país seguía silencioso, según ordenan las reglas de los 9 días de duelo nacional impuestas por el gobierno.

La Habana, que se caracteriza por el bullicio y la música en cada rincón, se mantenía bajo un marcado recogimiento. Si era espontáneo o producto de la vigilancia del Estado, es algo difícil de decir. Muchos de los asistentes a las exequias saben que el Estado cubano identifica muy bien a presentes y ausentes. Lo mismo vale para las 13 provincias del interior por donde circulará desde hoy el cortejo fúnebre.

"Cuba está viviendo un momento de profunda conmoción'', dijo acongojado el boliviano Morales. "Vine a acompañar en un momento doloroso por la pérdida de mi hermano, mi amigo Fidel Castro''.Morales y Maduro visitaron temprano el altar adornado con rosas blancas que muestra el retrato de Castro vestido de campaña y un puñado de medallas y que es resguardado por una guardia de honor. Pero, como muchos hicieron notar, la urna con las cenizas de Fidel no era visible en el lugar.

Desde el amanecer. Desde el amanecer y por segundo día consecutivo miles de cubanos se formaron ordenadamente en una larga fila de más de un kilómetro en los alrededores de la Plaza de la Revolución para observar y honrar el altar del fallecido líder.

"Siento una honda tristeza, pero el orgullo es inmenso por haberle tenido cerca. Su partida física nos da fuerza para seguir avanzando en su ideario. Esto no se va a perder porque somos millones'', dijo Ana Beatriz Pérez, una médica de 50 años, mientras intentaba avanzar lentamente en la fila con la ayuda de un par de muletas.

La urna con las cenizas del barbado ex gobernante reposaba en una sala del Ministerio de las Fuerzas Armadas, donde el presidente Raúl Castro y dirigentes del buró político del Partido Comunista le rindieron tributo la víspera, informó la prensa estatal. Esto confirmó que el lugar abierto al público no contiene las cenizas de Fidel Castro.

Por luto, nada de "buenos días"

Las autoridades cubanas han emitido una serie de prohibiciones por el luto. Una de ellas, particularmente ridícula, afecta a la televisión nacional, a cuyos presentadores se les prohibió emplear la expresión "buenos días". La instrucción quedó expuesta en un video grabado minutos antes de la emisión del Noticiero Nacional de Televisión. Los presentadores se quejan del veto" y debaten qué expresión utilizar. Así, deciden comenzar la emisión diciendo "saludos".

Comentarios