Policiales
Martes 12 de Julio de 2016

Les roban dos mil pesos y el auto cuando abrían el portón del garaje

Al grito de "disparale que se está haciendo el vivo", un asaltante y su cómplice armado despojaron al director de una carrera terciaria de su Peugeot 308 en un robo tipo entradera en su casa de barrio Sarmiento.

Al grito de "disparale que se está haciendo el vivo", un asaltante y su cómplice armado despojaron al director de una carrera terciaria de su Peugeot 308 en un robo tipo entradera en su casa de barrio Sarmiento. La víctima y su pareja llegaban a su casa, a metros de la usina Sorrento, cuando los abordaron los ladrones que los despojaron del auto, una cartera con documentación y 2 mil pesos. Ante la resistencia del conductor, le dieron culatazos en la cabeza y debió requerir asistencia médica.

Las manchas de sangre en la vereda y en el frente del edificio de tres pisos de José Hernández 797 marcaban ayer el lugar exacto donde ocurrió el asalto el domingo a las 19.20. Jorge Giri, director de la licenciatura en actividad física del Instituto Universitario del Gran Rosario, de Corrientes 1254, llegaba allí en su auto con su pareja, Nanci Ruiz. Ambos viven en el edificio con dos hijos de la mujer. En el momento en que el conductor bajó de su Peugeot 308 gris modelo 2013 para abrir el portón del garaje, aparecieron dos ladrones que se ubicaron uno a cada lado del vehículo.

Nanci fue la primera en advertirlos. "Llegábamos de la misa en la iglesia del Perpetuo Socorro y salieron dos muchachos de un costado del garaje. Para mí nos estaban esperando", evaluó la mujer. Según contó, eran jóvenes y delgados de unos 25 años. Uno de ellos, con un arma "chiquita, cromada" fue quien la abordó. "No me mirés, agachá la cabeza y dame la cartera", le ordenó.

El otro asaltante inmovilizó a su marido cuando abría la puerta trasera izquierda del auto para buscar su campera, donde guardaba las llaves del garaje. "Dame la llave del auto y la billetera", le exigió el ladrón. Como Giri se resistía, el maleante le gritó a su cómplice que disparara. Entre los dos obligaron al conductor a agacharse en el piso y le dieron dos culatazos en la cabeza. Luego escaparon en el auto. Se llevaron la cartera con documentación, tarjetas y 2 mil pesos que Nanci había cobrado por su trabajo como empleada doméstica.

En "estado de shock", comenzaron a tocar todos los timbres del edificio y a gritar pidiendo auxilio a sus vecinos, que le alcanzaron toallas a Giri para que frenara la sangre. Llamaron al 911 y a un servicio de emergencias que realizó las curaciones en el lugar porque las heridas "no eran muy profundas". Ayer el hombre pudo volver a trabajar, según contó Nanci aún conmocionada y luego de cambiar las cerraduras de su casa y de la entrada al complejo de departamentos. La denuncia quedó radicada en la comisaría 9ª.

Comentarios