Newell's
Lunes 24 de Octubre de 2016

Leones en el fondo leproso

Los cuatro eslabones de la última línea leprosa en el balance general fueron soldados muy aplicados.

Diego Osella no anduvo con vueltas a la hora de custodiar el arco de Luciano Pocrnjic. No tuvo empacho en apelar a cuatro marcadores centrales para tener una defensa sólida, con buen juego aéreo y sin que ninguno de los laterales cruce jamás la mitad de la cancha. Si bien en el primer tiempo Central por momentos generó algunas chances para marcar, en el complemento la última línea leprosa se asentó y controló sin sobresaltos a Marco Ruben y a Teófilo Gutiérrez, las dos máximas amenazas de gol auriazul.

Los cuatro eslabones de la última línea leprosa en el balance general fueron soldados muy aplicados. Jamás arriesgaron y no dudaron en despejar cuando las papas quemaron. Con más rudeza que calidad para salir jugando, igual los zagueros rojinegros se cubrieron muy bien las espaldas y dieron batalla a pie firme para desactivar las arremetidas auriazules, que a medida que avanzaron los minutos fueron perdiendo intensidad.

Así, Escobar, Formiliano, Moiraghi y Paz mordieron y metieron garrote toda la tarde. Fueron unos verdaderos leones, que en el complemento tuvieron más rivales que perseguir porque a Ruben y Teo se les sumaron Herrera y Bordagaray. Pero ya habían blindado el arco de Pocrnjic, siempre con el apoyo unos metros por delante del incansable Pomelo Mateo. Se defendió con uñas y dientes y al final tuvo premio.

Comentarios