Ovación
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Leo y la impronta del Patón también

Bauza tomó decisiones radicales para formar el 11, que fueron un pleno.

Lionel Messi la rompió. Sin su genio, seguramente Argentina la hubiera tenido más complicada anoche. Resolvió simple y de entrada un partido bisagra, de máxima tensión. No vale preguntarse qué hubiera pasado con una hipotética ausencia, porque Leo juega para la selección y punto. Pero así como hoy parece diluido en el tiempo que fue Bauza el que fue, conversó con él y se trajo su regreso, también hay que apuntar los méritos que en San Juan tuvo el entrenador y que hicieron a esta necesaria victoria sobre Colombia. Tomó decisiones que beneficiaron al equipo, hizo regresar a dos top del proceso anterior y, sobre todo, se la jugó bancando a su 9 fetiche relegando a dos peso pesado en el fútbol mundial. Todos esos cambios resultaron un acierto, amén de la sabiduría extrema del 10.

Vale remarcar esas cuestiones, aunque la actuación de Messi y la decisión posterior del plantel de no hablar más con la prensa hayan copado el escenario. Después de la derrota en Belo Horizonte con aroma a fin de ciclo, Bauza hizo lo que se pedía a gritos. Sacó a Pablo Zabaleta para darle cabida a Gabriel Mercado, el que se había ganado claramente el lugar en el ciclo anterior. También volvió a darle cancha a Ever Banega, en la misma situación que el lateral de Sevilla. Y, sobre todo, tomó la decisión más difícil. Con Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero en el banco, lo puso a Lucas Pratto, un jugador sin mucho carisma y fue un acierto pleno. Hizo lo que se le pide a un 9, amén de mostrar compromiso de conjunto. Además de Messi, Argentina ganó con la impronta del Patón. Vale marcarlo.

Comentarios