Ovación
Lunes 01 de Agosto de 2016

Leo Fernández respaldó a su equipo: "Los pibes no se guardaron nada"

La tranquilidad se entremezclaba con la bronca en el rostro de Leonardo Fernández. De un lado había un gran reconocimiento hacia sus dirigidos. Del otro, el sabor amargo de la derrota por penales.

La tranquilidad se entremezclaba con la bronca en el rostro de Leonardo Fernández. De un lado había un gran reconocimiento hacia sus dirigidos. Del otro, el sabor amargo de la derrota por penales. Pero el técnico canalla priorizó todo aquello que tenía que ver con el respaldo hacia un grupo de pibes que "no se guardaron nada".

"Fue un clásico trabado, sufrimos algunas zozobras, pero en líneas generales fue un partido parejo. En el segundo tiempo nos pusimos más a tiro y de pelota parada creíamos que podíamos embocarla, pero no fue así. Después, lo de la serie de penales es un párrafo aparte", fue la primera reflexión del DT auriazul, quien reconoció que las primeras palabras hacia los jugadores apenas entraron al vestuario estuvieron relacionadas con que debían "mantener la calma y que se queden tranquilos porque dejaron todo y no se guardaron nada. En su carrera van a tener muchos traspiés de este tipo y no les queda otra que seguir trabajando para llegar cuanto antes a primera". Y agregó: "Para estos chicos es un eslabón más en la larga carrera que tienen por delante porque esta es una etapa formativa. Estos jugadores tienen que acostumbrarse a estas cosas, asimilarlas y mirar hacia adelante".

Por supuesto que también tomó estos partidos clásicos como un gran aprendizaje para él mismo, ya que dentro de poco comenzará a desandar su primer torneo al frente a la reserva. "Me sirve para sacar conclusiones, porque hubo jugadores con recorrido en reserva y que hicieron bien las cosas. Ellos pueden soñar con que en algún momento pueden estar en primera división", destacó Fernández.

Suele decirse que en los clásicos prevalece el miedo a perder, de allí la consulta sobre si el hecho de que en los 180 minutos ninguno de los dos equipos haya podido convertir se trató de una lógica consecuencia. "Seguramente hubo algo de nerviosismo, lógico por cierto, porque es algo nuevo que les tocó enfrentar, con mucha gente en la cancha, pero temor nunca hubo. Son jugadores de fútbol y están preparados para eso. Seguramente todavía les falta vivir muchas cosas más, pero con el tiempo que tienen por delante lo van a asimilar".

¿La elección de los ejecutantes para los penales? "Hablamos sobre en qué condiciones físicas estaban y los que patearon fueron los que lo pidieron. Creo que todos los ejecutaron muy bien porque no es fácil caminar un trayecto tan largo con la gente detrás. Nos faltó la cuota de suerte que hay que tener en estos casos", argumentó. "Los jugadores de los dos clubes lo hicieron con un gran profesionalismo", agregó.

Comentarios