Edición Impresa
Lunes 27 de Julio de 2015

Lejos el mejor, así de simple

Casi siempre gana el mejor. Casi siempre además lo hace, en esta clase de partidos, el que llega mejor. Tan simple como eso fue lo que pasó en el Coloso del Parque.

Casi siempre gana el mejor. Casi siempre además lo hace, en esta clase de partidos, el que llega mejor. Tan simple como eso fue lo que pasó en el Coloso del Parque. Central fue por lejos el que tomó las riendas, tanto en el primer tiempo cuando decidió monopolizar la pelota, como luego cuando se la entregó a Newell's. El equipo rojinegro, amén de la actitud reclamada desde el anterior clásico en el Gigante, no tuvo juego, fútbol. Bernardi pensó tanto en el rival que rompió una parte de la tradicional herencia de la época de Martino (estuvo en el Coloso), el 4-3-3, para pasar a defender casi con 5 y regalar el medio, pero sí dejó a los tres de arriba, sin que nadie los alimente, porque además los laterales ni pasaban. Así, el trámite fue a pedido de Coudet, que siempre pregonó protagonismo bajo cualquier circunstancia y la tuvo en los 45 iniciales. Y cuando tanto él como su colega decidieron retocar la estrategia fue para buscar ese espacio, fino, que haga la diferencia que defina todo, como pasa en estos encuentros. Ahí también se notó la jerarquía del momento: Marco Ruben está intratable desde hace rato y enfrente sólo tratan de volver a ser. Central ganó porque está convencido de lo que le transmite Coudet. Newell's cayó porque hace rato perdió la brújula y, para volver a creer en sí mismo, debe cambiar su juego. Porque esa fue la gran razón del resultado.

Comentarios