Policiales
Viernes 07 de Octubre de 2016

Le roban el vehículo y le pegan en violenta entradera

Una violenta entradera sufrió ayer un hombre de 40 años en Biedma al 1500, cuando sacaba su auto para ir a trabajar y fue sorprendido por cuatro hombres armados que lo maniataron y golpearon para luego huir con el vehículo y algunas pertenencias. El vehículo fue hallado abandonado al mediodía en Regimiento 11 al 700, en zona sur, pero de los ladrones ni rastros.

Una violenta entradera sufrió ayer un hombre de 40 años en Biedma al 1500, cuando sacaba su auto para ir a trabajar y fue sorprendido por cuatro hombres armados que lo maniataron y golpearon para luego huir con el vehículo y algunas pertenencias. El vehículo fue hallado abandonado al mediodía en Regimiento 11 al 700, en zona sur, pero de los ladrones ni rastros.

"Esto está complicado. Trabajo en la escuela y todos los días tenemos que ver que alguno de los alumnos llega descalzo o sin mochila porque los roban en la calle. Y los gendarmes no se ven por nada, así no se puede vivir". Con esa afirmación recibió una vecina a este diario en el barrio Domingo Matheu.

A cada momento, los vecinos arremolinados alrededor de la suegra de la víctima del atraco, Martín Ballarino, daban su parecer sobre la reiteración de robos y expresaban su solidaridad tras el violento atraco que sufrió el hombre a las 5.30 de ayer cuando sacaba su Volkswagen Bora gris del garaje de su casa de Biedma 1532 para ir a trabajar.

"Eran las 5.30 o 5.45. Como todos los días vino a sacar el auto para ir a trabajar y se le aparecieron por Paraguay cuatro tipos armados. No tuvo tiempo a reaccionar que lo metieron para adentro y le pidieron la plata. Como les dijo que no tenía y que vivía allí, reaccionaron mal. Lo ataron y golpearon en la cabeza y en la cara", contó a LaCapital Teresa, la suegra de Martín.

La mujer recordó que su yerno se asustó mucho. "Estaba mal. Tiene dos hijas de 10 y 12 años, y en lo primero que pensó fue en su familia. Los ladrones estuvieron un rato, lo dejaron atado adentro del garaje y al irse con el auto tiraron las llaves del portón en la calle. Estuvo como dos horas encerrado hasta que un vecina pasó por la vereda, oyó que gritaba y lo ayudó", relató Teresa.

Shockeada, la víctima dejó constancia del hecho en la seccional 15ª. La fiscalía de Flagrancia ordenó que la Policía de Investigaciones (PDI) tome rastros en el lugar.

Hallazgo. Sobre el mediodía, Martín fue notificado de que el Comando Radioeléctrico había encontrado su auto abandonado en Regimiento 11 al 700. A esa hora en el barrio surgían los comentarios sobre la seguridad de los vecinos en ese tradicional sector del sur rosarino.

Tal vez lo más preocupante resultó lo que sucede en torno a la escuela María Madre, de Paraguay al 3800. "Yo trabajo en la escuela. Es muy común e indignante ver a los alumnos llegar descalzos o sin mochilas porque los ladrones andan dando vueltas. Los agarran a dos o tres cuadras, les sacan todo y al otro día pasa lo mismo", describió una mujer.

Comentarios