Información general
Miércoles 27 de Julio de 2016

Le prohíben llevar pañuelos étnicos al trabajo y responde con un disfraz distinto cada día

El único código que existía era acudir limpio y prolijo al puesto de trabajo, pero la jefa le impidió utilizar pañuelos.

Una mujer llamada June J. Rivas en Chicago, Estados Unidos, reveló un problema en el trabajo porque acudía de forma regular con una cola de caballo y con pañuelos étnicos en la cabeza. La jefa le prohibió acudir así y June respondió de la forma menos esperada.
El problema principal de la historia es que no existía código de vestimenta alguno. Según explicó la propia June J. Rivas en su cuenta de Facebook, la única exigencia que existía hasta entonces era acudir "limpio y ordenado" al puesto de trabajo, algo que cumplía como puede verse en la foto con la americana blanca. Así que puso una queja de acoso contra su jefa por las prohibiciones.
La superiora, como respuesta improvisada, se sacó de la manga un breve reglamento sobre cómo había que ir vestidos. En él se prohibía llevar tirantes, sombreros, sandalias, escotes, encajes y bandas culturales en la cabeza. June informó a la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de la jugada de su jefa, pero mientras se resolvía el tema por la vía legal decidió cumplir a rajatabla el improvisado código de vestimenta. Aunque no como le hubiera gustado a la dirigente.
June J. Rivas decidió acudir al trabajo con un cosplay diferente cada día. Esto consiste en disfrazarse a un nivel de perfección digno de una convección de cómics. Se vistió de Tormenta de los X-Men, de la princesa Leia de Star Wars, un personaje de la galáctica Star Trek, la mujer invisible de Los 4 fantásticos y otra serie de cosplays.
Por mucho que June se convirtiera en el centro de atención de la oficina, su jefa no podía decirle nada puesto que estaba cumpliendo por completo el reglamento que acababa de instaurar. Ahí no se decía nada de la prohibición de llevar pelucas, lentillas de colores, disfraces o bello facial artificial.
June ha publicado en su cuenta de Facebook los casi 20 cosplays con los que ya ha acudido a trabajar. Las imágenes se han compartido más de 20.000 veces y reúne decenas de comentarios que la felicitan por su ingenio a la hora de cumplir las directrices de la empresa.
De momento esta amante del cosplay ya ha anunciado que se ha comprado unas alas de hada para probar la semana que viene y también está planeando disfrazarse de Jack Sparrow, eso sí, sin pañuelo en la cabeza.

Comentarios